Macri recibió a las hijas de Nisman y les prometió "hacer justicia"

A un año de su muerte, el Presidente se diferenció del kirchnerismo y destacó la labor que el fiscal emprendió en la investigación del atentado contra la AMIA; dijo que el Estado tiene una deuda pendiente,en
Jaime Rosemberg
(0)
18 de enero de 2016  

Iara y Kala Nisman, ayer, en la quinta ''Los Abrojos'' junto al Presidente, su esposa Juliana Awada y su hija Antonia
Iara y Kala Nisman, ayer, en la quinta ''Los Abrojos'' junto al Presidente, su esposa Juliana Awada y su hija Antonia Fuente: LA NACION - Crédito: Presidencia

"Aunque atraviese el valle de la muerte no temeré mal alguno porque tú estarás conmigo", recitó el rabino Marcelo Polakoff, mientras Iara y Kala compartían rodeadas de árboles y silencio, junto a los anfitriones, la lectura del salmo que recordaba de manera directa la ausencia que más sienten.

Un año después de la violenta y misteriosa muerte del fiscal Alberto Nisman, el presidente Mauricio Macri recibió, en su quinta "Los Abrojos", a las jóvenes hijas de quien, hasta su muerte, llevaba adelante la investigación por el atentado a la AMIA. Fueron 20 minutos de charla en tono bajo, "amable y cálido", como lo describieron dos testigos. El Presidente elogió la labor del fiscal y se comprometió ante sus hijas a "hacer justicia con la memoria de su padre", destacaron voceros del Gobierno.

Un gesto que, como también recordaron desde el Poder Ejecutivo, lo ubicó en las antípodas de la ex presidenta Cristina Kirchner, quien se opuso de manera frontal a la denuncia por encubrimiento que Nisman pensaba ampliar en su presentación en el Congreso el día posterior a su muerte, y que la involucraba de manera directa, junto con el ex canciller Héctor Timerman y dirigentes políticos y sociales cercanos a su gestión.

Acompañadas por Polakoff (su madre, Sandra Arroyo Salgado está de viaje en Europa) y por el secretario de Justicia Santiago Otamendi, quien coordinó el encuentro, la adolescente Iara (16 años) y la pequeña Kala (9 años, cumplidos la semana pasada) llegaron cerca de las 10 a "Los Abrojos". La fisura de costilla que sigue mortificando a Macri obligó a modificar minutos antes el plan original, que situaba la reunión en la quinta presidencial de Olivos. Allí fueron funcionarios del Gobierno y algunos periodistas, y se enteraron de la orden presidencial que cambió los planes.

Posturas opuestas

En los primeros momentos, Iara y Kala hablaron de sus colegios, de los deportes que practicaban, ante las preguntas del Presidente. Luego de las cordialidades de rigor -la primera dama, Juliana Awada, ofreció algo fresco, aunque las chicas lo rechazaron amablemente y el Presidente les mostró el sillón del que se cayó para fisurarse la costilla-, Macri verbalizó ante las hijas del fiscal la postura que su gobierno viene sosteniendo en el mes que lleva de gestión.

La nueva visión, lejana a la del gobierno anterior, incluye el aval a la inconstitucionalidad del memorándum firmado por el ex canciller Timermen con Irán; la creación de una unidad específica de investigación del atentado y la muerte del fiscal; y la autorización a los agentes y ex agentes de inteligencia que cuenten con información secreta de la muerte de Nisman. Algo que alegró a sus hijas: Macri habló de "deuda pendiente" en relación con la labor del fiscal, cuyo último acto concreto se corporizó en la denuncia contra la ex presidenta, a quien Nisman acusó de encubrir a los iraníes acusados por el atentado a la AMIA a cambio de ventajas económicas.

"Es un acto de decencia. La ex presidenta ni siquiera les dio el pésame, algo que tendría que haber hecho a pesar de que el informe la cuestionaba por encubrir a Irán", afirmó a LA NACION un dirigente de Pro que no estuvo en la reunión, pero colaboró para que el encuentro pudiera concretarse. Para el rabino, el encuentro "ayuda a las chicas en el duelo personal que están llevando adelante; para ellas es importante que se reconozca su trabajo y que también se avance en el esclarecimiento de su muerte", dijo Plakoff a LA NACION.

En una carta publicada ayer por el diario Clarín, Iara Nisman deseó que "su trabajo no sea olvidado y que, a partir de todo lo que él hizo e investigó, se pueda reconstruir la verdad para que los familiares de las víctimas de la AMIA que tanto sufrieron, puedan tener Justicia".

En diálogo con LA NACION, Otamendi destacó que "las chicas expresaron el deseo de encontrarse con el Presidente y por eso la reunión se concretó". El secretario de Justicia, que trabajó con Arroyo Salgado en la Justicia federal, calificó el encuentro de "distendido" y expresó que "la charla duró un rato, entre un Presidente que quería darles un beso y dos niñas que hace un año perdieron a su padre".

La charla terminó con todos de pie, mientras Polakoff leía de su libro "El Malé Rajamim", la oración judía por los difuntos, que llama a "hacer actos de justicia" en honor a los fallecidos. No hizo falta agregar nada más.

Cambios sobre Nisman y AMIA

Memorándum

La primera decisión en relación al kirchnerismo fue no apelar la inconstitucionalidad del Memorándum con Irán, una vía que sí había transitado el gobierno de Cristina Kirchner

Unidad especial

El segundo paso fue la designación del radical Mario Cimadevilla al frente de la Unidad Fiscal AMIA, para investigar el atentado y la muerte del fiscal

Información plena

El Gobierno decidió esta semana relevar de la obligación de guardar secreto a los agentes y ex agentes de inteligenciacon información sobre el ex fiscal Nisman.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.