Macri va al Congreso con la seguridad y las obras públicas como ejes de la campaña

Macri abrirá el viernes el período 137° de sesiones legislativas
Macri abrirá el viernes el período 137° de sesiones legislativas Fuente: Archivo
Gustavo Ybarra
(0)
25 de febrero de 2019  

En lo formal será el discurso sobre el estado de la Nación, tal cual lo establece la Constitución. Sin embargo, la presentación de Mauricio Macri ante el Congreso reunido en Asamblea Legislativa del próximo 1° de marzo será el primer mojón de la campaña electoral del jefe del Estado en busca de su reelección.

El refuerzo de la política de seguridad, el avance de las obras públicas y la inserción de la Argentina en el mundo serán ejes del mensaje.

La necesidad de destacar logros a pesar del contexto de crisis económica anticipa, a su vez, un discurso en tensión entre un presente complicado y la necesidad de renovar expectativas.

Los primeros esbozos del discurso comenzaron a ser delineados la semana pasada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el escritor Alejandro Rozitchner; los hombres encargados de dotar al Presidente de las armas dialécticas para enfrentar la que será la última Asamblea Legislativa de su mandato.

Los detalles son todavía una incógnita. "Vamos a hablar del presente y el futuro de los argentinos", fue la escueta respuesta de Macri ante la consulta de LA NACION sobre su exposición del próximo viernes, con la que dejará inaugurado un nuevo período de sesiones ordinarias del Congreso.

Sin embargo, en los despachos oficialistas ya se tienen indicios de los grandes lineamientos a los que apuntará el Presidente.

"Va a hablar del futuro, de las obras de infraestructura que se hicieron en los últimos tres años y de la inserción de la Argentina en el mundo", confió a este diario un dirigente de Pro con acceso a la quinta de Olivos.

El propio presidente dejó entrever algunas de las ideas fuerza en el reportaje que LA NACION publicó el viernes pasado. El jefe del Estado hizo hincapié en el federalismo de su administración que, para la óptica presidencial, se traduce en el hecho de que 20 de las 24 provincias tengan actualmente superávit fiscal, un escenario muy diferente al que existía en diciembre de 2015.

Ese contraste con el kirchnerismo, en grado más o menos explícito, cruzará todo el discurso, por lo que no sería de extrañar que vuelvan a registrarse las quejas airadas desde las bancas ocupadas por diputados opositores.

Si bien no se esperan grandes incidentes, no se descarta que la Asamblea sirva para alguna de las puestas en escena a las que tanto el kirchnerismo como la izquierda suelen ser tan afectos, lo que se traduciría en bancas adornadas con carteles con mensajes para el jefe del Estado.

"Creo que tendrá tres grandes ejes: seguridad, economía y educación", estimó un legislador oficialista.

La transmisión del discurso de Macri significará su cadena nacional número siete. Esa cantidad dista de los 98 mensajes que dio Cristina Kirchner, su antecesora, entre 2011 y 2015.

Más allá de los grandes lineamientos nacionales, se espera que el Presidente también fije la agenda legislativa que la Casa Rosada pretende impulsar en el Congreso.

La agenda

El Gobierno ya anticipó algunas de sus prioridades para los primeros meses del año parlamentario: modificación de la ley de financiamiento de los partidos políticos y los regímenes penales espaciales para menores de edad y para combatir la violencia en el fútbol.

En la misma carpeta de temas vinculados con la seguridad figura el proyecto del nuevo Código Penal, una iniciativa demorada desde hace varios meses por el artículo que divide en dos a la sociedad argentina: el aborto y su penalización.

Solo resta saber si Mauricio Macri mencionará esas iniciativas ante la Asamblea Legislativa o se dará por satisfecho con los anuncios realizados por sus ministros y colaboradores.

Según su grado de avance, y teniendo en cuenta la necesidad de responder a la crítica situación económica, el jefe del Estado también podría dedicar parte de sus palabras a anunciar el envío al Congreso de una "agenda legislativa productiva", una batería de proyectos con beneficios fiscales para los sectores de la producción más golpeados por la caída de la actividad.

Por último, nadie en el oficialismo se animó a pronosticar si Macri hará mención en su discurso al controvertido régimen procesal de extinción de dominio de bienes obtenidos por actos de corrupción, entre otros delitos, que sancionó por decreto de necesidad y urgencia.

El tema mantiene en tensión al gobierno nacional con una oposición que ya manifestó su rechazo en la comisión bicameral que controla los decretos de necesidad y urgencia.

"Hay una vocación de retener privilegios y abusos a cualquier costo", sentenció Macri en el reportaje que le concedió a este diario apuntando a un peronismo que promete devolverle gentilezas al Presidente en el ámbito parlamentario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.