Maestro presidirá el bloque radical en la Cámara alta

El senador chubutense fue elegido ayer por unanimidad
(0)
8 de diciembre de 2001  

La grave situación por la que transita el país se convirtió ayer en el centro de atención de la reunión en la que los legisladores radicales eligieron por "unanimidad" al chubutense Carlos Maestro para presidir la bancada de la UCR en el Senado.

En realidad, el análisis de la crisis se instaló desde temprano en la Cámara alta, cuando el líder radical Raúl Alfonsín se reunió con el senador saliente Eduardo Bauzá (PJ-Mendoza).

Si bien oficialmente se dijo que el encuentro sirvió para que Bauzá le dejara su despacho del palacio legislativo a Alfonsín, la actualidad nacional fue uno de los tópicos que abordaron los dos dirigentes.

Fieles a sus estilos de contemporizar ante la crisis, Bauzá y Alfonsín coincidieron en la necesidad de que peronistas y radicales trabajen juntos para salir de la encrucijada.

El mismo discurso que el ex presidente trasladó minutos después al bloque radical, ante quienes advirtió sobre la necesidad de "ser mesurados y tomar el compromiso de trabajar junto con la oposición porque -agregó-, en estas situaciones de gravedad política y económica puede aparecer un Chávez (Hugo, presidente de Venezuela)".

La invocación de Alfonsín fue el corolario político al panorama económico que había trazado minutos antes el mendocino Raúl Baglini, que acaba de ser designado para ocupar la vicepresidencia primera del Senado.

La UCR dejó vacante ese cargo al retirarse de la sesión preparatoria del 29 de noviembre último, como gesto de rechazo a la designación de Ramón Puerta (PJ-Misiones) como presidente provisional del Senado.

Según el panorama que trazó Baglini, ex presidente de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, la situación económica es "crítica"; tanto que no descartó la posibilidad de que desemboque en una dolarización. "Lo más peligroso sería la devaluación", agregó el legislador.

Como resultado de esos preocupantes análisis de la realidad económica, la flamante mesa de conducción del bloque de senadores radicales decidió adherir al reclamo que el comité nacional de la UCR transmitió al Gobierno para que abra el juego al partido y los bloques parlamentarios en la discusión de la crisis.

Antes, los 23 radicales que a partir de pasado mañana entrarán efectivamente en funciones eligieron sus autoridades.

Según se informó, la designación de Maestro fue resuelta por "unanimidad" de la bancada, aunque el acuerdo llegó luego de que el jujeño Gerardo Morales bajó su candidatura y reconoció así que estaba en desventaja en una eventual votación.

Portazo de Martí

Quien no aceptó la premisa de elegir por "consenso" los cargos en juego fue el cordobés Rubén Martí, que se fue ofendido de la reunión cuando Maestro intentó convencerlo de que bajara sus pretensiones de convertirse en vicepresidente primero de la Cámara alta ante la mayoría de votos que reunía el mendocino Baglini.

"No me voy a bajar. Yo quiero que se vote para que se sepa quiénes me votan a mí y quiénes a Baglini", respondió Martí antes de agarrar su saco y retirarse de la sala de reuniones, contó un radical que presenció la escena.

Fuentes parlamentarias que participaron del encuentro de senadores de la UCR aseguraron a LA NACION que con su postura de exigir una votación el cordobés pretendía "descubrir a los que le habían prometido su apoyo y se dieron vuelta en el camino".

La conducción del bloque de senadores radicales se completa de la siguiente manera: Juan Carlos Passo (La Pampa) y Amanda Isidori (Río Negro), vicepresidentes; Gerardo Morales, secretario general; y Ricardo Taffarel (Entre Ríos) y Carlos Prades, vocales.

Pascual, contra todos

(DyN).- El titular de la Cámara baja, Rafael Pascual, acusó ayer de "traidores" a los radicales que formaron parte del gobierno de Fernando de la Rúa como el ex ministro del Interior Federico Storani y al senador porteño y ex jefe de Gabinete, Rodolfo Terragno.

También Pascual dijo que Carlos Ruckauf y Hugo Moyano quieren "hacer caer" al Gobierno.

En tanto, desde el radicalismo bonaerense Leopoldo Moreau replicó que "hubo gente en el Gobierno que traicionó al pueblo que votó a la Alianza y al radicalismo" y que por eso "se llegó a lo que se llegó".

En declaraciones a Radio Nacional, Pascual había señalado que "personas como Moreau y Storani han sido traidores a la obra del Presidente, y en esto habría que incluir también a Terragno".

Dijo, además, que las actitudes de esos dirigentes son producto "de las miserias humanas, que son difíciles de describir". Y opinó que mientras el Gobierno hace "grandes esfuerzos" para salir de la crisis "hay sectores como los que lideran Ruckauf y Moyano que tienen la intención de hacer caer a De la Rúa".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.