Malcorra habló con Temer del "impacto" de la crisis brasileña

La canciller opinó que las "turbulencias" quedarán atrás y que en 2017 habrá crecimiento
Alberto Armendáriz
(0)
9 de diciembre de 2016  

Malcorra, con Temer ayer en el Planalto
Malcorra, con Temer ayer en el Planalto Crédito: Presidencia de Brasil

RÍO DE JANEIRO.- En su primera visita a Brasilia tras la llegada al poder de Michel Temer como consecuencia del impeachment a Dilma Rousseff, la canciller argentina, Susana Malcorra , reconoció que la Argentina sufre un "impacto directo" por la caída de la economía brasileña y no descartó que en el corto plazo haya algunas "turbulencias" políticas más aquí.

Sin embargo, confió en que la situación de Brasil mejorará en 2017 con un efecto positivo para la Argentina, y abogó por aprovechar las oportunidades actuales para "revitalizar y dinamizar" el Mercosur, que acaba de pasar por una traumática crisis con su miembro más reciente, Venezuela.

"El crecimiento de la economía brasileña es un absoluto y total requisito para las oportunidades económicas de la Argentina, así como un crecimiento de la economía argentina lo es para Brasil. Cuando uno tiene un socio del cual depende casi el 40% de su balanza comercial y éste se encuentra en una situación económica compleja, de falta de crecimiento, el impacto es directo", dijo Malcorra en diálogo con LA NACION, luego de una agitada tarde en la que tuvo un almuerzo y una reunión de trabajo con su par brasileño, José Serra, y fue recibida en el Palacio del Planalto por el presidente Temer y varios de sus principales asesores, entre ellos el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Marcos Pereira.

Luego de que el PBI brasileño se desplomó 3,8% en 2015 y otro 3,3% este año, en medio del controvertido juicio político a Rousseff, las previsiones para 2017 varían entre un crecimiento de 0,5% y 1%, y Temer aún enfrenta difíciles desafíos políticos que complican el camino de la recuperación.

"Quizás en el corto plazo uno sienta alguna turbulencia aquí o allá, pero el hecho de que Brasil tiene instituciones fuertes es un reaseguro de largo plazo de que las cosas se van a resolver. La apreciación que hacemos nosotros es que la economía de Brasil empieza a salir adelante y que los números de 2017 serán positivos; cuán positivos es algo que no tenemos tan claro", apuntó la canciller argentina. La expectativa es que el panorama esté más claro en el primer trimestre del próximo año, para cuando se espera que el presidente Mauricio Macri realice su primera visita oficial a Brasil (Temer estuvo en Buenos Aires en octubre). Y se buscará que sea una cumbre que genere resultados concretos.

"El presidente Macri no es un presidente de grandes protocolos; es un presidente de efectividades conducentes", resaltó Malcorra luego de brindar una conferencia de prensa junto al canciller Serra en el Palacio de Itamaraty.

Allí, el ministro brasileño afirmó que su reunión de trabajo se centró en aspectos de la integración bilateral (como la hidrovía) y del Mercosur, y se discutieron las mejores maneras para proyectar el bloque regional hacia el mundo. Ambos funcionarios subrayaron la importancia de avanzar cuanto antes en la firma de un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, que lleva años de negociaciones, ahora en su etapa final.

"Se trata de dinamizar los acuerdos bilaterales de comercio dentro del contexto del Mercosur", aclaró Serra, quien también defendió la creación de una agencia bilateral de metodología para superar barreras comerciales innecesarias.

"Tenemos que homogeneizar los requisitos de naturaleza técnica, sanitaria y fitosanitaria para el comercio, que tienen un peso enorme. Si tenemos éxito, tendrá un efecto dominó muy positivo sobre nuestras políticas de comercio exterior", dijo el ministro.

Para Malcorra, la victoria de Donald Trump supondrá un freno al comercio entre Washington y la Unión Europea, y el Mercosur debería sacar provecho de esa situación y mover la agenda regional lo más rápido posible. Cuestionados sobre las tensiones que generó la salida de Venezuela del Mercosur, Malcorra aclaró que no se trató de una "suspensión", sino de una "cesación de su participación". Ambos cancilleres aceptaron que el gobierno de Nicolás Maduro haga uso de los mecanismos de arbitraje del Mercosur para buscar revertir la medida, pero reafirmaron que a partir del 1° de enero la Argentina asumirá la presidencia pro tempore del bloque, como estaba decidido, y Caracas no será parte del grupo hasta que realice los cambios normativos necesarios.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.