Mandatarios aliancistas, dispuestos a dar pelea