Maniobra para aumentar personal

(0)
5 de diciembre de 2001  

Los senadores que terminarán su mandato el lunes próximo se las habían ingeniado para dejar en el Senado a empleados de su confianza y aumentar, de manera encubierta, la planta de personal.

Pero la sutil maniobra administrativa que había puesto en marcha el actual presidente provisional de la Cámara alta, Mario Losada (UCR), a contrapelo del ajuste en todos los ámbitos del Estado (como fue el rechazo de la reducción salarial del 13 %), tuvo que ser abortada anoche repentinamente.

Losada se vio obligado a dar marcha atrás con los 51 decretos que ya había firmado para cambiar de destino al personal transitorio, luego de que la información se filtró en los medios periodísticos y él quedó en una situación más que incómoda.

Sus voceros anunciaron que el senador radical borraría de un plumazo todo lo hecho. "Para evitar cualquier tipo de suspicacia en torno de esta cuestión se van a dar de baja todos los decretos anteriores", aseguró a LA NACION su jefe de prensa, Luis Cerini.

El sistema instrumentado por las autoridades de la Cámara alta, a sólo 20 días de abandonar el cargo, era relativamente simple: mediante un decreto se daba de baja al personal transitorio de los legisladores que se van y con otro se reincorporaba a esos mismos agentes, pero dentro de la estructura del Senado. Las áreas elegidas fueron la Secretaría Administrativa, el Departamento de Automotores y la Dirección de Ceremonial, entre otras.

La ventaja de este mecanismo es que el reingreso de los empleados en un nuevo sector no afectaba a los senadores entrantes, puesto que no reducía el cupo que tienen por personal.

Sí, en cambio, solapadamente, incrementaba la planta transitoria de la macroestructura del Senado. Y también, las posibilidades de que, mediante un acuerdo con las nuevas autoridades, estos agentes continuaran en sus funciones sin un escándalo.

"Es una vergüenza que se haga esto en medio de la crisis que vive el país. Todo estuvo acordado con los senadores salientes", se enojó un funcionario de la Cámara alta.

Según los decretos a los que tuvo acceso La nacion -que ahora Losada pretende derogar-, este sistema beneficiaba a 51 agentes en una primera etapa. El número iba a incrementarse en una segunda tanda.

El personal en cuestión trabajaba para los senadores justicialistas Hugo Sager (Chaco), Héctor Maya (Entre Ríos), Remo Costanzo (Río Negro), Augusto Alasino (Entre Ríos), Eduardo Bauzá (Mendoza), Daniel Baum (Neuquén), Ricardo Branda (Formosa) y Horacio Zalazar (Chaco).

También de los radicales José María García Arecha (Capital), Alcides López (Entre Ríos), Raúl Galván (La Rioja), Néstor Rostán (La Pampa) y Javier Meneghini (Santiago del Estero) y de los provinciales Juan Carlos Loza (Cruzada Renovadora de San Juan), José Antonio Romero Feris (Autonomista de Corrientes) y Roberto Ulloa (Partido Renovador de Salta).

Fuentes cercanas a la Secretaría Administrativa desestimaron la existencia de una negociación oculta: "Nosotros no podemos negarles a los empleados si piden un pase de área. Además, a fines de diciembre se caen todos los nombramientos". Lo que no se entiende es por qué estos cambios se realizaron de manera masiva ni, si eran inocentes, por qué fueron anulados.

Hace tiempo que un grupo de senadores presiona para obtener beneficios en materia de personal. La norma general indica que los más de 1200 empleados transitorios (sobre un total de 2900) deberían cesar en sus funciones cuando el legislador con el que trabajan termina su mandato. Pero ya es una tradición que uno o dos empleados de cada legislador saliente pasen a planta permanente y engruesen las denominadas "capas geológicas".

En esta oportunidad, el secretario administrativo, José Canata (UCR), perjuró que el Senado no estaba en condiciones de absorber mayores costos en ese rubro y que Losada no iba a pagar el costo político de hacerlo.

Es más, para demostrar que esta intención era firme, Losada prorrogó un decreto que impide el pase de planta transitoria a permanente y que vence el 12 del actual, cuando ya habrá asumido su sucesor, el justicialista Ramón Puerta. De todas formas, después se encontró un atajo, que también terminó frustrándose.

Mario Losada

  • El presidente provisional del Senado había firmado 51 decretos para pasar al personal transitorio de los senadores salientes a otras dependencias de la Cámara alta; luego tuvo que dar marcha atrás con la medidas debido a que se filtró a la prensa.
  • Raúl Galván

  • Dos empleados del senador radical por La Rioja y ex titular de la bancada oficialista pasaron de su órbita a otras áreas de la Cámara alta: uno recaló en la Dirección Central de Prestaciones y otro, en la Dirección de Prensa.
  • Eduardo Bauzá

  • La Secretaría Administrativa dio de baja a dos agentes del senador mendocino por el Partido Justicialista. Pero luego los volvió a incorporar en el Departamento de Servicios Médicos y en la Dirección de Sistemas.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.