Manzur y Uñac se abrazan a sus triunfos para influir en el PJ

Ambos gobernadores se reunieron en San Juan para posicionarse frente al debate partidario que se viene, tras la derrota del domingo
Lucrecia Bullrich
(0)
25 de octubre de 2017  

Los gobernadores Manzur y Uñac, ayer, en San Juan
Los gobernadores Manzur y Uñac, ayer, en San Juan Fuente: LA NACION - Crédito: Prensa Uñac

A contramano de aquellos de sus pares que el domingo perdieron feo, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, y el de Tucumán, Juan Manzur , se reunieron ayer con dos objetivos evidentes: aprovechar las mieles de los triunfos contundentes en sus provincias (y registrar su euforia en un par de fotos) y mostrarse juntos para posicionarse en el debate de la reconstrucción posderrota que urge al peronismo.

Invitado por Uñac, Manzur llegó a San Juan poco antes del mediodía y se dirigió a la Casa de Gobierno local, donde el sanjuanino lo esperaba con el almuerzo listo: empanadas de carne y pescado con verduras asadas y arroz. De postre, frutillas con crema y merengue.

Empanada en mano, repasaron el saldo del domingo, altamente positivo para los dos. Manzur fue el peronista más votado: 459.257 sufragios, un 46% del total y 12 puntos más que Cambiemos. Uñac, por su parte, cosechó 224.096 votos y aventajó a Cambiemos por más de 20 puntos (53% contra 31%).

El análisis incluyó, por supuesto, las derrotas que tuvieron los gobernadores Juan Manuel Urtubey, en Salta; Juan Schiaretti, en Córdoba; Domingo Peppo, en Chaco, y Sergio Casas, en La Rioja.

Aunque no lo reconozcan en público, a Manzur y Uñac no se les escapa que las victorias del domingo les reservan lugares de peso en la mesa que empezará a delinear la reconstrucción del peronismo en lo inmediato. Tienen claro que ni Schiaretti ni Urtubey dejarán sus lugares en la "liga" de gobernadores, pero calculan que el golpe que ambos recibieron el domingo en las urnas los obligará a ceder espacio a otros. Y allí estarán ellos. Listos para ocupar esos lugares.

"En el peronismo, los resultados son sagrados. El que gana, además de obligaciones, adquiere derechos, más allá de que los que pierdan puedan recuperarse", analizó ante LA NACION un colaborador de uno de los comensales.

También es cierto que ni Manzur ni Uñac tienen aspiraciones presidenciales. Ambos tienen derecho a una reelección en 2019 y van a aprovecharlo. La cita de 2023 está hoy demasiado lejos. La prioridad es rearmar al peronismo y ofrecer una alternativa de alternancia en 2019, después de dos derrotas seguidas a manos de Cambiemos.

Pero no sólo de futuro y peronismo hablaron los gobernadores. En lo inmediato, no sólo ellos sino todos los gobernadores enfrentan desafíos acuciantes.

Entre ellos, sobresale la necesidad de encarar la discusión de temas fundamentales para sus provincias con el gobierno nacional, como el presupuesto del año que viene, la postergada reforma de la ley de coparticipación y la demanda bonaerense por la actualización del Fondo del Conurbano.

Los caciques provinciales verán a Mauricio Macri el próximo lunes en el Centro Cultural Kirchner. Empujado por el triunfo, el Presidente cambió una cita exclusiva con los gobernadores -prevista originalmente para pasado mañana- por un encuentro ampliado con jefes provinciales, legisladores, intendentes, sindicalistas, empresarios y jueces para escenificar un "gran acuerdo nacional". El cara a cara sólo con los gobernadores llegará recién el jueves de la semana próxima.

Los jefes provinciales pretenden llegar a esa reunión a solas con Macri con posiciones comunes frente a los temas que los preocupan. Además del presupuesto, la coparticipación y el Fondo del Conurbano, esperan conocer el detalle de las reformas que prepara la Casa Rosada, para asumir posturas en bloque. Tanto la reforma tributaria como la laboral y posibles cambios en el régimen de jubilaciones impactarían de lleno en la economía y las finanzas de las provincias.

A la espera de la cita del lunes, los gobernadores por ahora hablan por teléfono. Tal como Manzur y Uñac hicieron ayer en persona, varios repasaron los resultados e intercambiaron lecturas. Uñac fue uno de los que llamaron a Macri. Para felicitarlo y para avisarle que por problemas de agenda no estará en el Centro Cultural Kirchner. Mandará a su vicegobernador, Marcelo Lima.

Todavía sacudidos por los resultados del domingo y el avance de Cambiemos a nivel nacional, los gobernadores no tienen previsto reunirse antes del lunes, pero aprovecharán la convocatoria oficial para empezar a definir sus próximos pasos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.