Maratón de audiencias con visitas ilustres

Kirchner ratificó la integración de América del Sur al recibir a una docena de delegados extranjeros
Mariano Obarrio
(0)
27 de mayo de 2003  

En el primer día de su gestión, Néstor Kirchner mantuvo audiencias con siete presidentes de países latinoamericanos y varias delegaciones extranjeras, en una jornada que sirvió, más allá de los saludos protocolares, para que el nuevo presidente pudiera ratificar que "la Argentina buscará renovar su interés en tener un papel importante en la integración latinoamericana" para luchar contra la pobreza.

Las presencias más paradigmáticas del cambio que procura imprimirle Kirchner a su mandato fueron las de los presidentes de Cuba, Fidel Castro, y de Venezuela, Hugo Chávez.

La visita del líder de la revolución cubana causó un gran revuelo en la Casa Rosada entre empleados y funcionarios. El líder cubano sólo había venido a la Argentina en 1959 y en 1995.

Según reconoció el canciller, Rafael Bielsa, el tema saliente de la reunión entre Castro y Kirchner fue la deuda de 1600 millones de dólares que Cuba mantiene con la Argentina (como se informa en la página 6).

Más allá del símbolo de haber recibido a Castro y a Chávez, el vicecanciller argentino, Martín Redrado, aseguró que ello no significa un enfriamiento en la relación con los Estados Unidos, país que exige posturas muy duras hacia Cuba y Venezuela.

"No son alternativas excluyentes, sino inclusivas con todos los países con los que tenemos intereses comunes", dijo Redrado a LA NACION.

De hecho, Kirchner acordó con el enviado de los Estados Unidos que visitará al presidente norteamericano George W. Bush, dentro de los próximos 90 días. El secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos, Mel Martínez, nacido en Cuba y exiliado de joven, recibió del Presidente, también, un pedido de mayor apertura del mercado de su país para productos argentinos.

Martínez sostuvo que los EE.UU. apoyarán a la Argentina en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Y reiteró una conversación que mantuvo con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, que tendrá a su cargo las obras públicas de Kirchner. Se profundizó, tanto con De Vido como con el Presidente, sobre un sistema de emisión de títulos respaldados por las hipotecas para financiar la construcción de viviendas.

Integración

"Hay un renovado interés de la Argentina para una integración con América latina económica, política y social", aseguró Redrado. "Se acordó generar reuniones bilaterales entre los ministros y secretarios de cada área", agregó el vicecanciller.

La visita del presidente del Perú, Alejandro Toledo, dejó como resultado un compromiso de acelerar un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y ese país. Ese sería un puntapié para otro convenio más amplio con la Comunidad Andina de Naciones.

Del encuentro entre el Presidente y Chávez, según destacó la Cancillería, quedó el compromiso de Venezuela de comprar alimentos a nuestro país por medio de una agencia estatal.

Al salir del encuentro, Chávez dijo a la prensa que "la pobreza en América latina es consecuencia, entre muchos otros motivos, de la falta de unión para combatirla". Propuso que "la región fije el año 2024 para eliminarla definitivamente y tener una América latina con pobreza cero".

Además de la pobreza, los jefes de Estado hablaron del narcoterrorismo, de la corrupción y de la deuda externa como temas que comprometen la gobernabilidad de los países de la región. Kirchner recibió, además, una carta de felicitaciones del rey Juan Carlos de España; de la reina Isabel II de Gran Bretaña; del primer ministro británico, Tony Blair, y del presidente de Francia, Jacques Chirac.

El presidente del Perú, Alejandro Toledo, también subrayó la necesidad de la unión latinoamericana para combatir la pobreza en la región. "La gobernabilidad latinoamericana está amenazada por los niveles de pobreza en la región", dijo el peruano.

Kirchner recibió, además, al príncipe de Asturias, Felipe de Borbón y Grecia; a los presidentes del Uruguay, Jorge Batlle; de Colombia, Alvaro Uribe; de Bolivia, Gonzalo Sánchez Lozada; del Ecuador, Lucio Gutiérrez, además de delegaciones de Francia, el Reino Unido e Italia.

Bielsa dijo que Toledo propuso la creación de un fondo fiduciario internacional "para garantizar inversiones públicas en todos los países con serias crisis y problemas de ingresos de capitales" para revertir la "situación de pobreza". El canciller recordó que Chávez dijo que "la política es la que debe decir qué es lo que hay que hacer con los instrumentos económicos". Y añadió: "Fiel a su formación, Chávez dijo que poner la economía delante de la política equivalía a poner delante la artillería respecto de la caballería".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.