Marcha contra la inseguridad

Juan Carlos Blumberg solicitó que se declare la emergencia judicial en un petitorio que le entregó al ministro de la Corte Augusto Belluscio; más de 70.000 personas se reunieron en las inmediaciones de plaza Lavalle
(0)
22 de abril de 2004  • 20:10

"No hay izquierda, no hay derecha. Somos todos argentinos".

Con estas palabras, Juan Carlos Blumberg, padre del joven Axel, secuestrado y asesinado un mes atrás, comenzó su mensaje a las más de 70.000 personas congregadas frente al Palacio de Tribunales en reclamo de mayor seguridad.

En las escalinatas de la sede del Poder Judicial, Blumberg dio a conocer los puntos del petitorio que entregó al vicepresidente de la Corte Suprema de la Nación, Augusto César Belluscio.

"No venimos a reclamar, sino a hacer propuestas", exclamó el padre del joven estudiante ante la ovación popular.

El vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, Augusto Belluscio, recibió esta noche el petitorio de Blumberg.

La reunión comenzó a las 20 en el despacho del magistrado, en el cuarto piso del Palacio de Tribunales, y todos los pasillos que lo rodean permanecieron bajo una fuerte custodia policial.

Blumberg subió al cuatro piso acompañado por diecisiete personas, entre las que se encontraba la novia de Axel con una remera blanca con la foto del joven.

En el encuentro, Belluscio explicó a Blumberg que el Poder Judicial carece de atribuciones para aumentar las partidas presupuestarias y recordó que la creación de un sistema procesal penal común a todas las regiones del país es tarea del Congreso, no de los magistrados.

De acuerdo con la información suministrada a la agencia DyN por fuentes de la Corte, los ministros el Máximo Tribunal se comprometieron en cambio a analizar otros reclamos del padre de Axel, como la ampliación a ocho horas de la jornada judicial, la difusión de estadísticas sobre causas en trámite y de las declaraciones patrimoniales de los jueces.

Luego, Blumberg volvió a dirigirse a las personas reunidas en la plaza Lavalle, a quienes pidió que se desconcentraran en paz y que volvieran a sus hogares.

"Quiero agradecerle a todos ustedes. Y a Axel, que me está mirando, le quiero decir: estoy cumpliendo día a día con lo que le prometí. Gracias por haber venido, porque sin ustede no podría haber hecho nada", concluyó.

Presencia de religiosos

Antes de que Blumberg hablara a la multitud, representantes de la comunidad judía y de las iglesias evangélicas y Católica elevaron una plegaria para pedir Justicia.

Sergio Berman, rabino de la Congregación Israelita de la República Argentina, reclamó que los "políticos que nos gobiernan" con "vocación cívica" decidan "estar al servicio de Dios y de todos los hombres sin distinción".

El rabino pidió "transformar este santuario de impunidad en un verdadero palacio de justicia" y advirtió la necesidad de "erradicar la violencia criminal y la muerte absurda".

A su turno, Roberto Prieto, representante del Consejo Nacional Cristiano Evangélico, reclamó hoy frente al Palacio de Tribunales que "nuestros gobernantes administren con integridad, siendo sensibles a las necesidades del pueblo".

Prieto, ante la multitud reunida en la segunda marcha contra la inseguridad, pidió que las "fuerzas de seguridad" estén "al servicio de la justicia y la defensa de los seres humanos".

Tras las palabras de los representantes de las congregaciones religiosas, Juan Carlos Blumberg pidió el minuto de silencio "por todas las víctimas de este desastre, que han matado hijos, hermanos, primos".

Luego del minuto de silencio, se produjo la intervención del Coro Kennedy

Sin policía

En la plaza, frente al Palacio de Justicia, no había policías apostados pero sí un operativo de seguridad montado detrás de un vallado, en las escalinatas del edificio, por amigos y colaboradores de Blumberg.

En tanto, el padre Francesco Balarini, del Consejo Episcopal, pidió a Dios que lo ayude "a ser mensajero de esperanza" para este pueblo "víctima del desencanto".

"Fortalece a los esperan, a los que sueñan, a los que luchan, a los que sufren hambre, sufren injusticia y violencia", rogó el religioso.

"No se suspende"

Esta mañana, Blumberg había señalado que la marcha "no se suspende por ningún motivo" y volvió a pedir que quienes participen vayan "con velas y sin pancartas políticas".

"No se suspende por ningún motivo, si hay lluvia estaremos con paraguas", sostuvo el padre de Axel en declaraciones formuladas a radio Uno y al canal de cable TN.

En declaraciones formuladas esta mañana, Juan Carlos Blumberg había afirmado que el objetivo de la concentración de esta tarde frente al Palacio de Tribunales es "pedir una justicia para todos".

Por otro lado, Blumberg había indicado que lo que sigue a la movilización de esta tarde es "seguir controlando" que todo lo reclamado "se vaya cumplimentando".

Se realizaron marchas en el interior del país

La marcha por una reforma judicial y por un política de Seguridad más efectiva tuvo su reflejo, aunque con menor dimensión, en algunas ciudades del interior del país donde también se realizaron concentraciones de ciudadanos.

En la capital entrerriana, los manifestantes le realizaron un "velatorio" simbólico al Poder Judicial provincial, al que reclamaron "más efectividad y celeridad" en la investigación de varios casos.

La columna, portando antorchas encendidas, partió desde la plaza 1ro. de Mayo y se dirigió hasta el Palacio de Tribunales, donde cantaron el Himno Nacional y expresaron su adhesión a la cruzada emprendida por el padre del Axel Blumberg.

En Mar del Plata, con una escasa concurrencia, la manifestación se realizó frente a la céntrica Catedral y allí los manifestantes reclamaron por varios casos no esclarecidos en esa ciudad.

En Corrientes, medio centenar de personas se congregaron frente a la sede del Superior Tribunal de Justicia de Corrientes para manifestar en demanda de mayores medidas de seguridad y en recordación de los siete meses del secuestro de Cristian Schaerer.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.