Marcos Peña: "No había camino alternativo"