Margarita Stolbizer: "La gente es capaz de taparse la nariz y los ojos, y votar corruptos"

La candidata del Frente Progresista remarca sus diferencias con Massa y De Narváez y denuncia que compite "en condiciones desiguales"
Lucrecia Bullrich
(0)
4 de agosto de 2013  

Convencida de que es la única alternativa "real" a las "variantes peronistas" en la provincia de Buenos Aires, Margarita Stolbizer confía en quedar tercera en las primarias del domingo próximo y renovar en octubre la banca de diputada nacional que ocupa desde 2009. En una entrevista con LA NACION en su remozado despacho del anexo de la Cámara baja, la candidata del Frente Progresista Cívico y Social, -que comparte con la UCR en la figura de Ricardo Alfonsín y con el FAP de Hermes Binner -, defiende ese acuerdo y centra las críticas en Sergio Massa y Francisco de Narváez . Advierte además sobre una contradicción entre lo que la sociedad reclama y lo que termina votando. "La gente tiene un discurso contra la corrupción, pero al momento de elegir es capaz de taparse los ojos y la nariz, y votar corruptos", sentencia.

-¿Por qué cree que se impuso una campaña sin definiciones tajantes?

- Creo que la indefinición, la campaña light y fotográfica, con sonrisa y sin contenido ni propuesta, forma parte de una estrategia.

-¿Por qué pareciera funcionar?

-Tal vez porque tenemos una sociedad que reclama muchas cosas, que tiene un discurso contra la corrupción, pero cuando llega el momento de elegir es capaz de taparse los ojos y la nariz, y votar corruptos. Además, las definiciones hacen que los candidatos pierdan votos. Es el caso de Massa : el día que empiece a definirse puede empezar a perder votos.

-¿Qué sería para su frente un buen resultado?

-En agosto, el 20 por ciento.

-¿Y en octubre?

-El 30%.

-¿Qué la diferencia de De Narváez?

-La práctica política. Yo provengo de la militancia de pegar carteles, pintar paredes y repartir volantes. Eso me marca una historia política totalmente distinta, entiendo la política de una manera diferente.

-¿Y de Massa?

-Tampoco tiene militancia. Pero, más que eso, su no definición. Yo tengo un exceso de racionalidad en mi discurso y de definición en el contenido de la política. No ando con ambigüedades para decir lo que propongo o a lo que me opongo.

-¿Por qué deberían votarla a usted y no al resto?

-Creo que con tanto tiempo de experiencia estoy en condiciones de representar mucho más. Me he preparado mucho. Llevo muchos años defendiendo las mismas ideas. Tengo un conocimiento cabal del territorio: de los problemas y potencialidades de la provincia.

-El ser una candidata recurrente, ¿la beneficia o la perjudica?

-Hubiera preferido no reincidir. Me parece bien que pueda ir habiendo renovación de cuadros.

-¿Y por qué decidió reincidir?

-Fue una decisión de mi partido y del frente. Las reelecciones tienen mala prensa, pero a veces la experiencia tiene mucho valor. Reincidir tiene pros y contras.

-¿Por qué, según las encuestas al menos, está cuarta?

-No creo que esté cuarta. Creo que voy a quedar tercera en las PASO. Nunca fui beneficiada por las encuestas. Además llevo adelante una campaña en condiciones absolutamente desiguales. Peleo contra una estructura de uso y abuso de los recursos públicos puesta al servicio de las candidaturas del Gobierno y contra una estructura de economía privada que sostiene a otro candidato.

-¿Por qué el peronismo se lleva el 70 por ciento de los votos en la provincia? ¿Se diluyó el antiperonismo o el peronismo tiene nuevas expresiones?

-No es la primera vez que pasa. El peronismo se divide y termina ampliando su oferta. Tenemos una sobreoferta de candidatos peronistas, lo que no significa que el 70 por ciento del votante sea peronista. No creo que Massa, por ejemplo, recoja votos peronistas. Al contrario. Creo que busca captar voto independiente, de Macri y del radicalismo. El propio De Narváez no tiene impronta peronista, ni en apariencia ni en discurso. Hay candidatos peronistas, pero frente a un electorado independiente y diverso.

-¿No hubiera sido mejor ir a internas que acordar la lista con Alfonsín?

-Es que no hubo necesidad de ir a una interna. Le dimos mucha importancia a la demanda de unidad que la sociedad venía planteándonos. Siempre dijimos "no" a la unificación de toda la oposición, pero sí era necesario que quienes podíamos estar juntos, estuviéramos. La interna es muy buena, pero termina provocando rispideces y la ciudad de Buenos Aires está dando una muestra de eso.

-¿Es cierto que ya no aspira a ser candidata a gobernadora en 2015?

- Absolutamente. Hay un agotamiento que tiene que ver con la recurrencia de la que hablaba antes. Fui tres veces candidata a gobernadora. Ya no es bueno insistir, sino que otro pueda ocupar ese lugar.

-¿La gente ya se olvidó del acuerdo Alfonsín-De Narváez?

-La gente nunca compró ese acuerdo. Por eso el resultado fue malo y ellos mismos reconocieron que fue un error. Me parece que ya no incide en la definición de ningún voto.

-¿Cuáles son sus prioridades legislativas?

-Que cambie la composición de la Cámara para que puedan tratarse los proyectos que venimos trabajando hace tiempo. Al tope está el acceso a la información pública, que es una gran deuda de la democracia. También la discusión de un nuevo sistema impositivo.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.