María Eugenia Vidal y Mauricio Macri definirán en febrero sus posibles roles electorales

La gobernadora bonaerense durante la inauguración de playas públicas en Mar del Plata
La gobernadora bonaerense durante la inauguración de playas públicas en Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Darío Palavecino
(0)
29 de diciembre de 2018  • 12:29

MAR DEL PLATA.- En el inicio de sus vacaciones, desde la residencia oficial de Chapadmalal donde está acompañada por su familia, la gobernadora María Eugenia Vidal no dio pistas sobre su posible reelección, pero aclaró que, siempre dentro del marco de Cambiemos, va a estar "donde sea que pueda aportar".

Además, dijo que en febrero, con el presidente Mauricio Macri, definirán posibles roles electorales y también la posibilidad de desdoblar las próximas elecciones provincial y nacional.

"Más que los cargos me importa el trabajo, estar en contacto con la gente", aseguró sin aportar mayores precisiones, en vísperas del inicio de un año en el que se renovarán cargos ejecutivos en todo el país y niveles de gobierno.

En su balance del año, dijo que lo mejor fue "poder hacer", porque asegura que las obras públicas no se detuvieron en la provincia de Buenos Aires. Y lo peor lo reservó a la causa por aportantes "truchos" a su última campaña, investigación que la puso en la mira de la justicia. "Me afectó porque mi honestidad es mi único capital, no tengo apellido importante ni plata ni padrinos", afirmó.

Este descanso llega luego de una agenda intensa que la mandataria tuvo en la ciudad y la zona. Ayer visitó Villa Gesell, donde tomó contacto con vecinos y comerciantes. Aquí recorrió obras de mejoras y ampliación en el aeropuerto y encabezó la inauguración de las playas públicas y equipadas del programa "Verano en la provincia", acto en el que tuvo a una figura ausente: el intendente local, Carlos Fernando Arroyo, que molesto por la ubicación que se le había asignado, lejos de la gobernadora y ministros, optó por retirarse.

En declaraciones al programa radial "La contratapa", de la FM 93.3 de esta ciudad, Vidal aseguró hoy que no sabe qué pasó con el jefe comunal porque cuando llegó ya no estaba. Pero aprovechó para exponer esa actitud. "Nunca me importó el protocolo ni el lugar en un acto, cuando hacemos esto los protagonistas son los marplatenses, la protagonista es la ciudad, no ningún funcionario, incluyéndome a mi", insistió.

Arroyo se quejó primero porque lo ubicaron al rayo del sol y en una pasarela junto a legisladores, funcionarios de segunda línea y prensa, a más de diez metros de la gobernadora, que estuvo flanqueada por tres miembros de su gabinete. En un extremo de esa hilera estaba quien es objeto del principal malestar del intendente: el diputado nacional Guillermo Montenegro, a quien Vidal tiene siempre muy cerca en sus visitas a la ciudad y asoma como su posible candidato para que Cambiemos retenga el gobierno en este municipio a partir de diciembre próximo.

"La gente nos valora por lo que hacemos, no por el lugar que ocupamos en un acto o cómo está nuestro nombre un cartel, valora por el compromiso de cada día y nos evalúa en cada elección", dijo a modo de lección. Y en cuanto al rol de Montenegro en estas presencias, destacó como "valioso para Cambiemos" que haya más de una persona que quiere ser intendente. "Siempre están las PASO para dirimir esas diferencias", aclaró.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.