Marinos y prefectos, en la misma fuerza

Ante al ajuste existe la idea de una fusión
(0)
26 de agosto de 2001  

Presentada hace dos semanas en el Gabinete, la idea del ministro Jaunarena de fusionar la Armada y la Prefectura en una nueva fuerza por llamarse Marina Argentina desató otra fuerte controversia. Por primera vez, Jaunarena expuso públicamente su posición.

-¿La fusión de la Armada y la Prefectura es parte del análisis de reorganización militar?

-No. Esto es una idea que yo aspiro a que se debata y que nace de la siguiente problemática: nosotros tenemos un gasto en defensa y en seguridad del orden de los $ 8500 millones por año. Incluyo el gasto de las policías provinciales. No creo que podamos aumentar mucho este presupuesto en función de la situación económica. Tenemos este presupuesto y tenemos Fuerzas Armadas anémicas y una sensación de insatisfacción por parte de la población acerca de la seguridad que se obtiene.

Frente al dilema de que no podemos aumentar los recursos y de que tenemos que mejorar la situación general de la inseguridad, lo mejor que podemos hacer es pensar de qué forma hacemos un aprovechamiento más racional de los medios con que contamos. Esta idea parte del supuesto de la integración de la Armada y de la Prefectura en una nueva fuerza que tendrá un nombre distinto, para que no se suponga que una absorbe a la otra ni nada que se le parezca.

-¿Qué beneficios producirá?

-Permitiría una racionalización administrativa, hacer más racional el sistema de mantenimiento, el sistema de educación, pero podría emplear mejor los medios que cada una de las fuerzas tiene, de tal manera que haya una mejor coordinación de las tareas. Estamos sufriendo una verdadera depredación de nuestra riqueza ictícola y tenemos un mal aprovechamiento, por falta de coordinación, de los elementos que nos permitirían evitar esta situación realmente compleja. De paso, disminuiríamos la presión por nuevo equipamiento porque el aprovechamiento integral que tienen ambas instituciones permitiría un uso más razonable y no un sobreuso que provoca un rápido envejecimiento. Creo que vale la pena, en función de estos elementos que estoy destacando, que conversemos y discutamos.

-Se criticó la posibilidad de que vulnere las leyes de defensa nacional y de seguridad interior.

-Nadie está pensando en involucrar a las Fuerzas Armadas en la seguridad interior. Fíjense en las cosas en que no se reflexiona: existe la Policía Aeronáutica, depende de la Fuerza Aérea. Tuvo tratamiento legislativo. ¿A alguien se le ocurrió pensar que porque existe la Policía Aeronáutica, una típica tarea de seguridad interior, está involucrando a la Fuerza Aérea en la seguridad interior? De ninguna manera.

Cuando ingresa un avión trayendo contrabando o droga, la Fuerza Aérea si puede lo intercepta y lo hace descender. Esa es una tarea típica de represión del contrabando. ¿A alguien se le ocurrió pensar en crear una prefectura aérea? El tema depende del medio en que se desenvuelve la tarea. Una cosa es el medio aéreo, otro es el medio acuático y otra, el terrestre, donde sí, seguramente, no tiene ningún sentido construir una sola fuerza entre el Ejército y la Gendarmería.

-Para el secretario de Seguridad, Enrique Mathov, la solución sería que la Prefectura funcione como siempre y que se achiquen o cierren las Fuerzas Armadas.

-Yo no quiero discutir a través de los medios periodísticos. Me gustaría que pudiéramos tener un ámbito de trabajo y reflexión para ver si le damos a la Argentina un sistema de defensa que esté a la altura de las necesidades y un sistema de seguridad acorde con ellas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?