Mario Negri: "La mayor responsabilidad de Macri es que Juntos por el Cambio se mantenga unido"

El jefe del bloque de diputados radicales reclama una autocrítica por la gestión anterior y le demanda al Gobierno clarificar el rumbo económico; destaca el acompañamiento al oficialismo con la ley de la deuda
El jefe del bloque de diputados radicales reclama una autocrítica por la gestión anterior y le demanda al Gobierno clarificar el rumbo económico; destaca el acompañamiento al oficialismo con la ley de la deuda Fuente: Archivo
Laura Serra
(0)
1 de febrero de 2020  

Mario Negri, jefe del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio, se jacta de que sin los votos de su bloque el oficialismo, en minoría aun con sus aliados, no hubiese podido aprobar el proyecto de sustentabilidad de la deuda pública en la Cámara baja. "Como oposición somos un activo para la democracia, queremos colaborar para que la Argentina recupere la confianza", sostiene, aunque advierte que el Gobierno aún no muestra un rumbo claro de gestión debido, a su juicio, a los tironeos internos dentro del Frente de Todos.

"Hasta ahora el Gobierno ha dado señales contradictorias. Este es un gobierno bifronte: hay medidas que instrumentó durante este mes y medio que parecen ser más producto de una negociación dentro del Frente de Todos antes que políticas de Estado. Eso se observa claramente en la política exterior y en materia de seguridad", enfatizó Negri, en diálogo con LA NACION. Y después agregó: "Es como que el Presidente está a cargo de la administración y Cristina se ocupa de otros menesteres, como garantizar su dominio en la Justicia. Me da la sensación de que si a Cristina le preguntaran cuál sería su prioridad entre bajar la inflación, la renegociación de la deuda o arreglar sus causas en la Justicia, ella elegiría lo último".

-El miércoles, Juntos por el Cambio contribuyó a la media sanción de la sustentabilidad de la deuda. Antes habían votado en contra de la ley de emergencia. ¿Cómo será la relación con el oficialismo en adelante?

-Votar el proyecto sobre deuda fue un acto de responsabilidad en un tema que atraviesa la historia argentina. El problema de la deuda ha sido una experiencia traumática en la Argentina, con dos defaults en los últimos años, uno en 2001 y otro en 2014, con los holdouts. Lamentablemente, durante el debate hubo quienes se comportaron como si no hubiesen tenido nada que ver con los problemas estructurales que padece el país, entre ellos, la deuda. Como si padecieran "Alzheimer político" o pérdida de memoria gradual. Lo cierto es que la reestructuración de la deuda que se discutió en el recinto no es la hija de Mauricio Macri, sino que abarca también los bonos emitidos de 2005 a 2010. No se puede construir un relato para hacer demagogia política, sino asumir la responsabilidad, y eso hicimos nosotros. Demostramos que somos mejor oposición que la que tuvimos nosotros cuando fuimos gobierno. A cambio logramos algo muy importante, que es un compromiso del Gobierno para empezar a resolver la deuda que las provincias tienen con la Nación.

-Usted dijo en su discurso que no basta con que el Presidente diga que es necesario crecer para empezar a pagar la deuda. ¿A qué se refiere?

-A 45 días de gobierno, lo que falta es conocer hacia qué rumbo vamos. No pedimos que se nos presente un programa económico acabado y definitivo, pero al menos los trazos gruesos, el orden de prioridades que el Gobierno pretende encarar. Por ejemplo, cuáles serán los motores sobre los que va a trabajar para crecer, cuál será nuestra política de exportación, cómo será la política energética. No sé, salvo que crean que los motores del crecimiento sean a partir de la revolución del carbón, ahora que Aníbal (Fernández) se va a ser cargo de Yacimientos Carboníferos Río Turbio.

-Usted cree, entonces, que no hay un plan de gobierno de la actual administración.

-Lo único que sabemos es que, durante la campaña, ellos (el Frente de Todos) dijeron que iban a ir por los bancos para no perjudicar a los jubilados y ahora fueron por los jubilados para arreglar con los bancos. Con la ley de emergencia no solo se llevaron facultades del Congreso, sino que aplicaron un impuestazo a los sectores medios y productivos que no votaron al Gobierno. Eso es lo único que se ve con claridad.

-Usted ha sido crítico de la política exterior del kirchnerismo por su cercanía con países como Venezuela, Irán y con el expresidente boliviano Evo Morales. Ahora el Presidente está de gira por Europa. ¿Hubo un cambio de estrategia?

-Es cierto, yo soy crítico de la política exterior del Gobierno porque creo que, en este mundo complejo y convulsionado, la Argentina no puede darse el lujo de priorizar las discusiones ideológicas por sobre la necesidad de vincularnos con el mundo. El Presidente ahora dio un pequeño giro, tomó nota de que hay que ir por determinado lugar. Lo que no estoy en condiciones de decir es si ese giro es por una necesidad o por convencimiento. Tengo la impresión, por cómo está conformado el Frente de Todos, de que es más por necesidad que por convicción.

-¿No cree que Juntos por el Cambio debería hacer una autocrítica antes que apuntar al Gobierno con el dedo cuando acaba de empezar su gestión?

-Sí, es verdad, Juntos por el Cambio tiene una enorme responsabilidad: si no somos capaces de revisar los errores cometidos, le haríamos flaco favor a la coalición. Creo que el mayor error fue incurrir en una sobreestimación de nuestra capacidad para resolver los problemas a una velocidad que no estábamos en condiciones. Se pusieron plazos y metas a problemas estructurales que llevan muchos años y que eran imposibles de resolver en dos. Además, no explicamos a la sociedad la crisis que heredamos, creyendo que así íbamos a espantar las inversiones. Fue un error. Faltó política.

-Macri pareció deslindar en un video la responsabilidad de la toma de deuda en sus asesores. También reprochó la actuación de la UCR. Usted respondió que lo mejor que podría hacer Macri es mantenerse en silencio.

-Él me hablo por teléfono para decirme que sus palabras fueron sacadas de contexto. Para mí es un capítulo terminado.

-Pero ¿no cree que Macri subestimó a la UCR durante su gobierno?

-No creo que la haya subestimado. Cuando se armó Cambiemos, en 2015, Macri dijo que no iba a impulsar un gobierno de coalición. En 2017, cuando ganamos las elecciones legislativas, yo insistí en que a Cambiemos había que "hacerle un service" y no marearse con el resultado electoral. Debíamos avanzar hacia un gobierno de coalición, dar un salto de calidad. No lo hicimos.

-¿Qué papel debería cumplir Macri en esta nueva etapa?

-El que determine él. Creo que todo esto es una discusión ociosa. Entre los dirigentes no se reparten liderazgos, se reparten responsabilidades. Quien confiere liderazgos es la sociedad. Es tan malo decir que ningún voto es de Macri como decir que todos los votos son de él. Igualmente, creo que Macri debería hacer un repaso tranquilo de lo que pasó y que su mayor responsabilidad, en este momento, es que Juntos por el Cambio se mantenga unido.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.