Martín Insaurralde admitió problemas de inseguridad y de precios