Más Cristina, más de lo mismo

Carmen de Carlos
(0)
23 de octubre de 2011  • 21:15

El "movimiento nacional y popular" continúa con su estrella iluminada. Cristina Fernández de Kirchner, de 58 años, arrasó en las elecciones. No importa si el escrutinio final dice que fue por 53, 54, 55 ó 56 por ciento de los votos. Ella, la viuda, ha conseguido su reelección y el tercer mandato consecutivo de esa corriente peronista rebautizada "kirchnerismo". La mayor parte de su Gobierno la compartió con su difunto marido, considerado el verdadero poder entre las bambalinas de un Gabinete que, prácticamente, ella había heredado. La última, durante los doce meses que han transcurrido desde el infarto fulminante del ex presidente Néstor Kirchner, en lo bueno y en lo malo, es obra suya.

Los próximos cuatro años la presidenta volverá a estar sola al mando de la Casa Rosada (sede del Ejecutivo). La responsabilidad del Gobierno será exclusividad suya. Amado Boudú, actual ministro de Economía que la acompaña en "la fórmula" presidencial triunfadora, tendrá el juego que ella le quiera dar. Si la presidenta no traiciona su historia éste será poco. Autoritaria en las formas y en el fondo CFK, siglas por las que se la conoce en Argentina, únicamente compartía el poder con Néstor Kirchner y, a estas alturas, es difícil pensar que quiera cambiar.

Desconfiada, celosa de su intimidad, son pocos los que tienen acceso a sus pensamientos más profundos. El entorno familiar es el único que tiene la llave de sus secretos y programas. Su hijo Máximo, fundador de la organización político juvenil La Cámpora, es un sostén emocional importante, aseguran los que la tratan. Florencia, aprendiz de cineasta, se ha convertido en su cómplice y compañera de viajes. El resto, los que forman "la mesa chica", una especie de círculo áulico, son prescindibles. En éste ámbito, el actual secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, son de los pocos privilegiados con acceso directo a su despacho.

La incógnita que ronda entre todos aquellos que no votaron "CFK" es si los próximos cuatro años tendrán más de lo mismo o "Cristina" dará un giro sobre sí misma. Dicho de otro modo si "ella", la viuda de "él", como se refiere a su difunto marido, escuchará a la oposición o seguirá la ley del rodillo en su segundo reinado. La respuesta no tardará en llegar.

(*) Columna publicada en el diario Abc

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.