El escenario. Más dogmatismo, a contramano de las expectativas