Más que el papel de una esposa

(0)
27 de octubre de 1998  

JERUSALEN (De una enviada especial).- Hilda "Chiche" Duhalde inauguró en el exterior su papel de esposa de un precandidato presidencial. Fue la protagonista exclusiva durante una visita a los centros Gota de Leche de Mebasseret, Zion y Abu Gosh, donde se desarrollan programas sociales para luchar contra la mortalidad infantil.

En Tierra Santa, la esposa de Eduardo Duhalde recordó a sus manzaneras (que ella denomina trabajadoras vecinales) cuando le contaron que 2500 enfermeras trabajan en mil centros Gota de Leche, donde madres e hijos (de hasta seis años) son protegidos por el Estado (que financia este programa) y por la municipalidad, que mantiene las casas donde se alojan madres y niños israelíes.

Imitando a su esposo, Chiche propuso que se podía "cambiar el modelo" de los planes sociales. "Nosotros en la provincia instrumentamos el Plan Vida, pero podemos tomar lo mejor de este modelo social (el de Israel) para trasladarlo a la Nación", aseguró en una charla informal. No se dio cuenta, pero se le escapó una frase como si ya fuese la primera dama.

Repuesta de la emoción que le habían provocado la visita al Museo del Holocausto y al Santo Sepulcro, dejó a su marido en el hotel Hilton y partió a cumplir con la única actividad oficial planeada sólo para ella.

Chiche estaba entusiasmada. Y eso que no se había enterado de que en el recibimiento al gobernador bonaerense en la Knesset (sobre lo que se informa por separado) le dedicaron una mención durante la sesión que presenció Duhalde. "Hilda Duhalde, miembro del Parlamento (Congreso), que cumple tareas sociales, pero que además es madre de cinco hijos", dijo su titular, Dan Tichón, cuando dio la bienvenida al matrimonio bonaerense, pese a que ella no estaba.

Apostillas

JERUSALEN, Israel (De una enviada especial).- Al final de su entrevista con el presidente de la Knesset (el Parlamento israelí), Dan Tichón, el gobernador Eduardo Duhalde le regaló un facón como símbolo de la tradición gauchesca argentina.

Al mandatario bonaerense le gusta hacer siempre el mismo presente durante sus visitas protocolares a otros Estados.

Cuando salió del encuentro con Tichón, los periodistas argentinos le preguntaron por el regalo que le había hecho el parlamentario del Likud (partido del gobierno). "Ay, me lo olvidé. Era como una especie de moneda", se excusó mientras un colaborador fue en su búsqueda.

"Es que de eso se encarga Ceremonial", agregó. Ayer fue la única jornada a la que faltó Julio Moreno, el titular del área por la que reclamaba ayer su jefe.

* * *

Durante la firma del acuerdo entre la embajada de Israel en la Argentina y la administración bonaerense (sobre lo que se informa por separado) que se realizó en un salón del hotel Holliday Inn, el precandidato presidencial por el justicialismo cometió un furcio que provocó risas entre algunos argentinos presentes y sorprendió a los israelíes.

Confundió a Fredy Robinson (un empresario que financia proyectos de pequeñas empresas) con un jugador de fútbol colombiano, Freddy Rincón, durante un discurso de agradecimiento.

No se sabe si no se dio cuenta, o si se valió de su habilidad como político para salir del paso, pero siguió con la charla como si nada hubiese pasado.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.