La gira presidencial: la última escala, en tierras orientales. Más relevancia económica que política