Massa convocó a víctimas para frenar la reforma penal

El diputado organizó un acto emotivo para endurecer su rechazo al anteproyecto; reunión con los obispos Casaretto y Lozano
Marcelo Veneranda
(0)
14 de marzo de 2014  

Con un ramo de flores en la mano, una por una fueron subiendo al escenario, para pararse en la tarima escalonada. Madres de hijos asesinados, de hijas violadas, viudas de trabajadores que no llegaron a sus casas. En el atril, Sergio Massa terminaba su discurso, giró su cuerpo y, señalándolas, subió la voz: "Nosotros sólo queremos que les expliquen a ellas y a sus familiares en qué estaban pensando cuando hicieron este mamarracho de Código Penal".

El líder del Frente Renovador dejó en claro que está dispuesto a llevar hasta el final su batalla contra el anteproyecto de Código Penal que acuna el Gobierno, y anoche, desde el teatro Niní Marshall de Tigre, apeló a los rostros del dolor de los familiares de víctimas de la inseguridad para golpear más duro.

El acto, que se cerró con Massa subido a la tarima y rodeado por los familiares de las víctimas, fue el puntapié para la campaña de recolección de firmas contra la reforma penal que el Frente Renovador ya inició en Internet, pero que ahora se trasladará a las calles. El tigrense plantó su firma ayer en una planilla y volverá a hacerlo este mediodía, en Malvinas Argentinas.

El eje del discurso de Massa pasó por destacar la necesidad de que exista un sistema de "premios y castigos" en la sociedad y que el anteproyecto elaborado por la comisión presidida por el juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni beneficia, en cambio, a los delincuentes, al eliminar la reincidencia como agravante y reducir las penas de delitos como el narcotráfico y la trata.

Una por una, Massa recibió en el escenario a Gladys y Graciela Prigent, hermanas de Silvia, asesinada en Tigre de dos tiros en la cabeza. A Viviana Perrone, madre de Kevin Sedano, atropellado y abandonado en Olivos, en mayo de 2002. Y a Roxana Domínguez, cuya hija fue víctima de acoso por Internet ( grooming).

En total, medio centenar de madres, padres y hermanos de víctimas formaron una suerte de mural humano detrás del tigrense. Un dique emotivo, dramático, pero más que efectivo frente a cualquier argumento jurídico. "Esto no es especulación, Massa lo siente", se escudaban, anoche, cerca del diputado.

Más temprano, Massa se había reunido con el obispo emérito de San Isidro, Jorge Casaretto, y el obispo de Gualeguaychú y presidente de la Pastoral Social, Jorge Lozano. Fue para conmemorar el primer aniversario de la elección de Jorge Bergoglio como papa. Otro tema sensible para el tigrense que, a esta altura, es el único presidenciable que no puede presumir de una foto con Francisco.ß

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.