Massa, Menéndez y una foto para destrabar el camino hacia 2019

El líder del Frente Renovador y el presidente del PJ bonaerense hicieron el primer gesto público para un acercamiento; Cristina y Stolbizer, dos dilemas pendientes
Marcelo Veneranda
(0)
5 de enero de 2018  

El exdiputado y el intendente de Merlo, en el quincho donde volverán a juntarse la semana próxima, con aliados
El exdiputado y el intendente de Merlo, en el quincho donde volverán a juntarse la semana próxima, con aliados Crédito: Frente Renovador

Una foto para hacer pie. El líder del Frente Renovador, Sergio Massa , y el intendente de Merlo y presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, compartieron tres horas de charla, anteanoche, en la casa que el líder tigrense alquila en Pinamar. A diferencia de otros encuentros previos, esta vez decidieron difundir las imágenes de la charla, que anticipó Clarín, como una suerte de aperitivo del asado que programaron para el mismo quincho la semana próxima, junto a intendentes y legisladores de ambos espacios.

La decisión de difundir la imagen del encuentro responde a necesidades y aspiraciones de ambos. No todas coincidentes.

Con la instantánea, Menéndez continúa legitimando la misión que se trazó al asumir la presidencia del PJ bonaerense: fortalecer el partido -y por ende, su propio rol- repatriando a quienes enfrentaron a Cristina Kirchner: Massa, Florencio Randazzo y Diego Bossio, entre otros.

Con la expresidenta abocada a construir Unidad Ciudadana, Menéndez y los intendentes del PJ necesitan una herramienta electoral sólida para no volver a quedar a merced de la voluntad de Cristina en 2019, como les ocurrió en 2017.

Convencidos de que la expresidenta no se postulará, también deben construir candidatos a presidente y a gobernador potables, para que Cambiemos no los deje sin trabajo el año que viene. "Si vamos separados, nos comen a todos juntos", grafican los alcaldes.

Massa, por su parte, necesita ir rompiendo de manera pública -con imágenes- el muro que tanto él como el kirchnerismo "duro" construyeron para separarse y separarlo del PJ. "Massa necesita poder volver a trabajar en público con los tipos con los que nunca dejó de hablar en privado", explicó un interlocutor. "Necesita acercarse cuidadosamente para no marear a sus votantes y quedar como un saltimbanqui", acotó otro.

Menéndez dejó el quincho de Massa convencido de que el jefe del Frente Renovador quiere volver a confluir en el PJ. Con todo "el campo popular con eje en el peronismo" unido, el intendente de Merlo cree que el PJ tendrá la fortaleza para negociar con Unidad Ciudadana en los mejores términos. "Son fuerzas complementarias, no antagónicas", repite. También cree que Massa comparte esa visión.

Massa y sus aliados también quieren construir "algo más grande". Pero no para negociar con Cristina, como pretende Menéndez, sino para "encerrar" a la expresidenta dentro de Unidad Ciudadana. Es la reedición de la meta originaria del Frente Renovador: derrotar al cristinismo para conducir de una buena vez lo que supo ser el peronismo.

La movida de Massa también puede ser entendida en clave defensiva: algunos de sus aliados del Frente Renovador están más apurados que él por volver al peronismo. Y también sus intendentes saben que Cambiemos los dejará sin trabajo en 2019 si no unen lo que fue el Frente para la Victoria. El nombre de la expresidenta les resulta menos urticante.

En un plano ideal, Massa pretende que los intendentes del PJ abjuren de Cristina. Y de los José López, Julio De Vido, Lázaro Báez y un largo etcétera. "Nosotros tenemos límites, ellos todavía deben definir su identidad", dicen cerca del líder tigrense. Mientras Cristina siga siendo la dirigente peronista con más votos, los intendentes del PJ ni siquiera se plantearán el dilema.

Massa y Menéndez escaparon del laberinto por arriba: definieron que intentarán trabajar juntos en una agenda de temas "concretos" que, básicamente, pasan por coordinar la defensa de los jubilados frente a la reforma previsional, de los trabajadores frente a la laboral y de los bonaerenses frente al revalúo del impuesto inmobiliario.

Allí, Massa intercaló en la conversación el nombre de Margarita Stolbizer. Le propuso a Menéndez que los municipios peronistas contraten a la ONG que la líder del GEN inscribió hace pocos días junto a su abogada, Silvina Martínez. Bajo la Lupa se llama la entidad, destinada a la transparencia en los asuntos públicos.

Stolbizer se enteró de la propuesta a través de los medios. "Ella sigue confiando en Massa, pero no tiene nada que ver con el mundo del PJ", sentenciaron en su entorno.

Si para Massa el problema de los intendentes del PJ es lidiar con Cristina y la "herencia", para los jefes comunales Stolbizer es "un problema de Massa". Las dos mujeres representan, en distinta escala, dos complicaciones a resolver para que la foto de ayer se convierta en una película. Sobre todo si pretenden que sea taquillera.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?