Massa selló un acuerdo con Morales y va por más radicales

Hablaron de "abrir puertas" en sus partidos; el líder del FR ya se había reunido con otros dirigentes de la UCR; malestar en UNEN
Jesica Bossi
(0)
7 de octubre de 2014  

Con el paisaje de la "tacita de plata" de fondo, como le dicen a San Salvador de Jujuy por la forma que adquiere entre los cerros, y superdistendidos en sillones de mimbre en el jardín del hotel Altos de la Viña, estamparon una postal que ya genera ruido en el tablero político: Sergio Massa, jefe del Frente Renovador, y el senador radical Gerardo Morales hablaron de "abrir puertas" y, así, abonaron el terreno para avanzar en un acuerdo mayor.

En su plan presidencial, en el massismo están convencidos de que la jugada -que promete nuevos capítulos en otras provincias- fue un "golpe duro" a la intención de Mauricio Macri, también embarcado en hilvanar alianzas para potenciar su chance nacional en el interior.

"Para las cuestiones electorales hay tiempo, ahora pensamos en construir una agenda de políticas públicas a largo plazo para que la Argentina sea previsible gobierne quien gobierne", dijo Massa a LA NACION, en un giro para esquivar definiciones de armado hacia 2015. La clave de campaña, igual, la aportó el propio Morales en plena conferencia de prensa: "Él quiere ser presidente y yo, gobernador. Las encuestas indican hoy que los dos ganaríamos".

La cumbre, que visibiliza un acercamiento que se teje desde hace casi dos meses, sacudió ayer al Frente Amplio UNEN, un espacio que congrega a cinco precandidatos presidenciales y, además, divide aguas cuando se plantea la opción de un eventual acuerdo con Massa o Macri.

Rápido, Morales cruzó las críticas que le hicieron, entre otros referentes de su espacio, Julio Cobos y Hermes Binner. "¡Que se pongan las pilas! Nosotros tenemos realidades locales, que vamos a resolver en función de las necesidades de cada pueblo. Jujuy, con el modelo decadente de [Eduardo] Fellner y [Milagro] Sala, es invisible", afirmó Morales a LA NACION.

El espíritu del senador se replica en otros dirigentes de la UCR que ven chances reales de convertirse en gobernadores si cierran alianzas distritales a medida de sus candidaturas, más allá de la pulseada presidencial, para arrebatarle el poder al PJ, que mantiene una larga hegemonía en la mayoría de las provincias.

De hecho, en la misma ronda de conversaciones con Morales participó el tucumano José Cano, que compartió como nexo a Juan José Álvarez, operador todoterreno del Frente Renovador. Envalentonados por haber arrimado a un "hombre de la estructura radical" y con peso propio, la apuesta massista es lanzarse por nuevas conquistas. En la mira también está Santa Cruz, con Eduardo Costa a la cabeza, y referentes con negociaciones a varias puntas, como la dirigente Ayda Ayala, en Chaco.

A eso se suma el ala radical que Massa ya incorporó a su tropa. Ayer, parte de esa extracción estuvo en la comitiva, como los intendentes Mario Meoni (Junín) y José Eseverri (Olavarría), así como el ex miembro de la Coalición Cívica Adrián Pérez.

El encuentro con Morales ocurre luego del lanzamiento del senador Ernesto Sanz, presidente de la UCR y uno de los que predican no ser "sectarios" a la hora de las alianzas. No fue, claro, bien recibido por algunos sectores de UNEN. "Fortalece la candidatura de Massa", declaró a DyN, en defensa propia, Cobos. "No queremos ir a elecciones con quienes no coincidimos ideológicamente", completó Binner, aunque aclaró que esas decisiones se tomarán en las provincias.

Massa intentó bajar el tono a los cuestionamientos y va por más. "El diálogo es algo bueno y sano. No se puede objetar", sostuvo.

Cerca del senador jujueño, que se reivindica dentro del frente y recuerda que estuvo en la presentación de la postulación de Sanz en el Luna Park, creen que su movimiento de piezas oficia para neutralizar a los que abogan por un pacto con Macri, como el cordobés Oscar Aguad o la diputada Elisa Carrió. "Es un freno a esa campaña a favor de Pro", vaticinaban ayer.

La gran incógnita es cómo acoplar acuerdos locales en aquellas provincias en las que los comicios coincidan con el calendario de la contienda nacional. Allí, habrá que definir detrás de qué candidato a presidente jugar y, si no prima consenso interno y ninguno de los líderes de Unen pica en punta en las encuestas, algunos ya arriesgan una ruptura anunciada.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.