Mauricio Macri advirtió a sus fiscales por el robo de boletas: "Estén atentos y despiertos porque otros pueden hacer trampa"

"Esta vez no nos van a desaparecer boletas", dijo el precandidato en una reunión de Pro en Mar del Plata; el frente Cambiemos quiere reforzar su fiscalización en la provincia
(0)
25 de julio de 2015  • 16:37

A dos semanas de las primarias nacionales, en la campaña ya se coló el fantasma del robo de boletas, sobretodo en la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país y con mayor número de electores.

La situación la admitió hoy Mauricio Macri, uno de los precandidatos a presidente por el frente Cambiemos y segundo en la intención de voto detrás de Daniel Scioli (Frente Para la Victoria).

"Estén atentos y despiertos porque otros pueden hacer trampa", les advirtió Macri a sus fiscales de la 5ta. sección electoral de la provincia. El líder de Pro reunió a unas 2000 personas en el Club Quilmes de Mar del Plata, pero sus frases tuvieron más destinatarios.

"Ellos, por más trampa que puedan hacer, no van a poder alterar [la voluntad popular], porque vamos a estar juntos todos ese día, en red, y esta vez no nos van a desaparecer nuestras boletas", dijo Macri, micrófono en mano, aunque no identificó quiénes serían "ellos". Lo escuchaban su precandidata a gobernar la provincia, María Eugenia Vidal, y el binomio que se postula en el partido de General Pueyrredón, Vilma Baragiola y Carlos Arroyo.

La preocupación por el robo de boletas fue explicitada el jueves por el frente Cambiemos, que Macri encabeza con Ernesto Sanz (UCR) y Elisa Carrió (Coalición Cívica-ARI). Anteayer, los apoderados de los tres partidos presentaron una acción declarativa en el juzgado federal a cargo de María Servini de Cubría para mudar fiscales desde la Capital y las provincias al conurbano.

En todo el país hay más de 90.000 mesas y en la provincia de Buenos Aires, donde se concentra el cuarenta por ciento del padrón, hay 34.502 mesas, por lo cual cada partido debe poder reunir ese mismo número de fiscales. A Cambiemos le están faltando unos 5000 fiscales en el segundo cordón del conurbano.

Por eso, Macri y Sanz quieren mudar una cantidad similar de dirigentes y punteros porteños y de otras provincias para que actúen como fiscales en el distrito más populoso del país. Claro que esos fiscales no podrán votar en esas mesas, sino que deberán hacerlo donde están empadronados. Pero luego de emitir sus votos, pasarían rápidamente del otro lado de la General Paz para asumir la fiscalización de las mesas en los distritos más complicados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.