Mauricio Macri defendió a Joe Lewis, el millonario inglés propietario de Lago Escondido