Máximo Kirchner defendió sus negocios con Lázaro Báez