Máximo negó tener cuentas en el exterior y dijo que será candidato, aunque no precisó a qué cargo

Desmintió una acusación en su contra, con la que según él se buscó "mantener la denuncia de Nisman en la tapa de los diarios"; pidió paciencia hasta decidir su postulación
Mariana Verón
(0)
1 de abril de 2015  

Máximo Kirchner dio ayer su primera entrevista. Fue para desmentir que tuviera cuentas bancarias en el exterior, como habían publicado Clarín y la revista brasilera Veja, pero en el medio dejó por lo menos tres definiciones sobre el futuro electoral del Gobierno: que él será candidato, aunque no decidió todavía para qué cargo; que Mauricio Macri es el principal adversario, y que, por ahora, las primarias serán el modo de elección de quien represente al proyecto oficialista en octubre.

Fuente: LA NACION

El hijo de la Presidenta y creador de La Cámpora habló durante 48 minutos con el periodista Víctor Hugo Morales, por Radio Continental, después de que se difundieran datos sobre supuestas cuentas que tendría junto a la ex ministra y hoy embajadora ante la Organización de Estados Americanos (OEA) Nilda Garré.

"En absoluto, nunca, nunca, nunca", respondió Máximo ante la consulta sobre la existencia de esos depósitos, y contó que la dirección que consta en su pasaporte no es Juncal 1409, como detallaban las notas periodísticas, sino su domicilio de Río Gallegos. De paso, recordó que no sale del país desde 2002.

El hijo de la Presidenta relacionó la denuncia en su contra con el debate que generó la presentación del fiscal Alberto Nisman, en el que se acusaba a Cristina Kirchner de encubrir a los iraníes responsables de la voladura de la AMIA, desestimada en primera y segunda instancias por la Justicia. "Uno generalmente no desmiente este tipo de situaciones porque es diario, pero por la gravedad de lo que dicen el tema que vincula a Irán, Venezuela, energía nuclear, la historia de la Argentina y sus atentados, no se puede dejar pasar", relató Máximo. Consideró que se trató de "una canallada" que buscaba "mantener la denuncia de Nisman en la tapa de los diarios" y reclamó que la información no había sido chequeada con él.

Adelantó, además, que iniciará un juicio contra la revista brasileña, pero no contra Clarín. "Sería perder el tiempo", descargó, y apuntó que los tribunales están "amordazados" por el "señor [Héctor] Magnetto".

Pero más allá de la desmentida que motivó esta primera entrevista, Máximo dejó indicios sobre el futuro del Gobierno en las urnas al flotar sobre la interna del Frente para la Victoria, sin definirse por ninguno de los precandidatos presidenciales.

Sin dudas, de sus palabras se desprendió que Macri es el enemigo a vencer. "No es lo mismo gobernar la ciudad con el PBI más alto y todos los medios a su favor que gobernar el país. El desconocimiento que demuestra Macri es alarmante, me hace acordar al efecto De la Rúa", comparó. Dijo que el jefe de Pro tenía "viejos sushis" trabajando con él, y nombró a Darío Lopérfido, Hernán Lombardi y Patricia Bullrich. "Si la sociedad quiere ese cambio elegirán libremente y se harán cargo de sus votos", alertó.

Con un tono de voz similar al de su padre, Máximo usó los mismos giros discursivos y chicanas políticas que solía emplear el ex presidente y aprovechó para dejar varios títulos con un lenguaje simple. Pidió "no ser bobos y estar atentos" y vaticinó que a partir de sus palabras, "un montón de comentaristas" dirían "caca y caca todo el día".

Evitó jugarse por alguno de los candidatos de la interna kirchnerista y rumbeó hacia la posibilidad de que finalmente el postulante salga de las PASO. Eso sí: puso como ejemplo el escenario electoral en Capital, donde compiten siete postulantes, pero sólo uno, Mariano Recalde, tiene el apoyo explícito de la Presidenta. "Me encanta la diversidad que hay, como en Capital, como en las presidenciales, es muy sano, muchas veces se nos acusó del dedo y por lo que vi el dedo lo están ejerciendo otros", chicaneó. Se tomó el trabajo de no dejar heridos y nombró a todos, Sergio Urribarri, Agustín Rossi, Aníbal Fernández, Daniel Scioli y Florencio Randazzo. "Obviamente no son Cristina, pero son todos muy buenos compañeros", los elogió.

Sin vueltas, esta vez anticipó su propia postulación. "Uno no quiere serlo sí o sí, uno está donde los demás piensen que puede servir. Uno tiene sus miradas, sus ganas, pero no es sólo una cuestión de ganas, sino también de construcción política y de ver qué hay para ofrecer y ver cuánto puede desandarse esa candidatura, desarrollarla", ratificó. Sólo le faltó decir para qué cargo se presentará. Al final, pidió paciencia.

Las frases de Máximo

Candidatura

"Veremos más adelante lo que resuelven los compañeros. Uno no quiere ser todo sí o sí, uno está donde los demás piensen que puede servir. No es una cuestión solamente de ganas, sino también de construcción política"

Cuentas

"De ninguna manera. Nunca, nunca, nunca... Que quede claro. Es una canallada. Uno no desmiente estas situaciones porque son diarias, pero por la gravedad de lo que dicen no puedo dejarlo pasar"

Macri

"Macri me hace acordar mucho a De la Rúa. El país no es la Capital Federal. Eso a uno lo alarma, cuando ve que se regenera alrededor del candidato el Grupo Sushi. No le importa la transparencia, sino las transferencias"

Justicia

"Prefiero que se pueda decir cualquier cosa, sin ir a la Justicia, aunque la tarea periodística resulte la fiesta del condicional. Recurrir a la Justicia en la Argentina sería perder el tiempo, porque está amordazada por Magnetto"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.