Mazza y Bramer, en la mira del PJ