Medios públicos, un monstruo de cinco cabezas