Menem admitió que está abajo de Kirchner en las encuestas

"Tenemos pensado remontar", prometió El ex jefe del Estado sorprendió a todos al decir, en Mar del Plata, que está en posición perdedora Atacó al Gobierno por haber "metido la mula" en las elecciones
(0)
10 de mayo de 2003  

MAR DEL PLATA.- El "se siente, se siente, Menem presidente" que llegaba desde el salón contiguo al ritmo del solo de bombo del Tula y las voces de casi un millar de eufóricos seguidores contrastaba con una actitud que en el candidato del Frente por la Lealtad es inédita: reconoció ante los periodistas que la derrota lo acecha.

"Estamos 10 o 12 puntos abajo, pero pensamos en remontar", dijo Carlos Menem echando mano a las encuestas más optimistas, ya que la mayoría de las mediciones lo dan perdedor por una cifra muchísimo más amplia en el ballottage del próximo 18.

A ocho días de la hora de la verdad, y antes de arengar a sus seguidores a reforzar el control en las mesas de votación para evitar un posible fraude, dejó sobre la mesa otra declaración que combinó la posibilidad de perder su invicto electoral y una advertencia sobre quienes llegarían al gobierno y sus consecuencias.

"Si gana Kirchner -anticipó-, olvídense los otros candidatos, porque será el tiempo de un sector de la provincia de Buenos Aires, el del conurbano, que se va a perpetuar en el poder por varios años."

La referencia, claro está, apuntaba al presidente Eduardo Duhalde y su aparato partidario, al que ayer acusó de "meter la mula" el 27 del mes pasado, tenerle un "odio atroz" y haber desplegado desde días antes de la primera vuelta una campaña en su contra que "fue un infierno y usando fondos del Estado". En particular, destacó, la utilización "con fines electoralistas" de los planes sociales.

Volvió a destacar la debilidad del gobernador santacruceño para manejar el país. "De la Rúa tuvo un poder prestado a partir de la Alianza, y a Kirchner le deviene del Gobierno", puntualizó.

Pero Menem había venido a esta ciudad, donde terminó en quinto lugar en los últimos comicios, para llamar la atención a su gente y sacudirlos para que los vientos de adversidad no derrumben la fe. "Ellos tienen que remontar los 400.000 que les sacamos en la primera vuelta -alentó-, pero no sólo vamos a ganar sino que vamos a aumentar esa diferencia."

En el acto, en el hotel Hermitage, hubo notorias ausencias. Faltaron los principales funcionarios, legisladores y dirigentes del justicialismo local. Sobre el escenario, entre sus acompañantes, no se vio a sus viejos laderos.

En la renovada comitiva, mostró a parte de su potencial gabinete: Francisco de Narváez, Paola Spatola, Carlos Torres, Diego Estévez y Rogelio Frigerio (nieto). Todos cantaron la marcha peronista, con los dedos en "V" a la par del ex presidente de Racing Daniel Lalín, que se exhibió muy cercano al candidato.

Desafío

"Mis colaboradores quieren debatir con sus pares rivales, que creo que van a ser los mismos que están en el actual gobierno", desafió.

Los fiscales lucían más optimistas que el propio candidato. Ya sin el cotillón menemista de mejores épocas, se abalanzaban sobre el líder. Menem conformó a los que pudo. Se paró a saludar a todo el que se le acercó. Se sacó fotos, firmó autógrafos, repartió besos. "No les van a faltar recursos ni nada de lo necesario", les prometió antes de que, a los gritos, uno de los militantes pidiera que "aparezca la plata" prometida a quienes controlaron los comicios del pasado 27.

Les reclamó que recorran las calles, difundan la propuesta y que el día del ballottage no haya descuidos en el control. "La taba está en el aire y con el esfuerzo de ustedes caerá del lado de la suerte, que es nuestro éxito en esta elección", dijo.

Pero la arenga de Menem se notó flaca de la fuerza de otras épocas. Para sorpresa de muchos, por primera vez reconoció en el plato más alto de la balanza a Kirchner, sobre el que dijo que sufre un " requete exceso de triunfalismo". Y, señalando a su potencial gabinete, hasta entreabrió la puerta para una despedida del poder no muy lejana: "Yo ya estoy dando la vuelta para entregarles la posta a los más jóvenes".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.