Menem: el Gobierno compró los votos

El ex presidente dijo que con "todo el aparato infernal" de Duhalde no lo pudieron vencer; desafíos para la segunda vuelta
(0)
9 de mayo de 2003  

LA PLATA.- Fue el ataque más frontal y directo de la campaña electoral: Carlos Menem, candidato presidencial del Frente por la Lealtad, acusó ayer al gobierno nacional de haber "comprado todos los votos" en la elección del 27 de abril.

Menem fue más allá, y dijo: "Con todo el aparto infernal del Gobierno, con todos los recursos que pusieron, con todos los votos comprados, no nos pudieron vencer. Ni nos van a vencer el 18 de mayo".

A diez días del ballottage, el ex mandatario riojano se expresó así ante unos dos mil fiscales partidarios reunidos en Quilmes, a quienes pidió poner todas sus fuerzas "para que los tramposos no nos vuelvan a hacer trampa".

Incluso Menem se expresó en favor de que retorne el sistema de colegio electoral para elegir presidente.

"Metieron la mula, si no la diferencia hubiera sido mucho mayor", dijo el ex mandatario, e insistió: "Necesitamos seguridad el 18 de mayo ".

Temor

Por la mañana, Menem había embestido duramente contra su adversario del Frente para la Victoria, Néstor Kirchner. Expresó su temor de que su oponente no termine el mandato en caso de que -finalmente- resulte elegido jefe del Estado.

Menem dijo a LA NACION: "Kirchner va a ser un presidente con poder prestado, como De la Rúa (Fernando). No sé si va a poder gobernar. Se le va a hacer cuesta arriba terminar su mandato".

El ex gobernador de La Rioja agitó viejos fantasmas del pasado al asegurar que sectores de la comunidad política se están realineando a su lado porque no quieren volver a vivir la experiencia del 24 de marzo de 1976, cuando un golpe militar puso fin al gobierno de la justicialista Isabel Martínez de Perón.

De vuelta en la actualidad, el candidato por el Frente por la Lealtad cuestionó además el viaje de Kirchner al extranjero. "A qué se fue a Brasil, si todavía tiene que llegar a la presidencia", fustigó el ex mandatario.

Al mediodía Menem compartió un encuentro con los sindicalistas Antonio Cassia, del gremio petrolero, Angel Martínez, de los mercantiles, Vicente Mastrocola, plásticos, Pedro Goyeneche, textiles, Oscar Mangone, gas, y Rogelio Rodríguez, telefónicos, en el teatro Coliseo (de lo que se informa por separado).

Por la tarde, Menem dirigió sus críticas al presidente Eduardo Duhalde, al puntualizar que "dice que va a ganar por nock out o abandono, pero yo no estoy contra las cuerdas, si no en el centro del ring".

El ex jefe del Estado volvió a desafiar a la fórmula oficial a un debate. Y dijo: "Si no es con el peón, debato con el patrón", en una irónica referencia a Kirchner y a Duhalde, que fue festejada por un auditorio colmado.

Entre hoy y el domingo, el ex presidente reforzará su presencia en esta provincia con visitas a Mar del Plata, Bahía Blanca y La Matanza, donde se reunirá con fiscales e integrantes de organizaciones no gubernamentales de la comunidad.

En la disputa final por los votos de los 9,4 millones de habitantes bonaerense, el ex jefe del Estado cruzó fuertes agravios con el gobernador Felipe Solá, aliado de la fórmula oficial.

Dardos contra Solá

Menem llamó a Solá "soberbio" y "torpe" por los dichos del mandatario sobre la ineptitud policial. Y a continuación se lamentó de haber paseado a su ex secretario de Agricultura en su automóvil oficial, cuando era presidente y visitaba la Sociedad Rural.

La respuesta del mandatario bonaerense no se hizo esperar. El gobernador Solá respondió a las críticas del adversario y sugirió que Menem habló de "mala fe", porque, a su entender, el ex presidente "va a ser derrotado el 18 de mayo".

El mandatario provincial respondió también a las críticas por la muerte de policías bonaerenses que había deslizado el ex presidente. En este sentido, Solá dijo que a Menem "no le ponemos los muertos de la AMIA ni de la embajada", en referencia a los dos atentados perpetrados contra edificios de entidades judías durante el gobierno del ex presidente.

Pese a las críticas del gobernador Solá, Menem fue ovacionado en Quilmes. A las 20, se fue exultante del local que en un momento funcionó como un bingo. Menem salió del lugar con un toque de sirena y los abrazos en alto de sus simpatizantes.

De esta manera, el ex presidente pudo equilibrar el mal momento que tuvo al inicio de la jornada. Por la mañana, un grupo de personas que se encontraban haciendo trámites en el consulado italiano, ubicado al lado del teatro Coliseo, de la Capital, lo había insultado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.