Menem: "El país tiene que salir ya mismo del corralito"

En una solicitada publicada hoy en un matutino, el ex presidente advirtió que "llegó la hora de rectificar el rumbo" económico y manifestó la idea de "avanzar hacia la negociación de un acuerdo estratégico con los EE.UU."
(0)
25 de enero de 2002  • 10:49

El ex presidente Carlos Menem sostuvo que "el país tiene que salir ya mismo del corralito financiero que paraliza al aparato productivo", advirtió que "llegó la hora de rectificar el rumbo" económico y expresó la idea "de avanzar hacia la negociación de un acuerdo estratégico con los Estados Unidos", para entre otras cosas "destrabar la indispensable asistencia financiera internacional".

Menem insistió con su propuesta de dolarización, a la que consideró "una opción que se impone por la fuerza de los hechos, la única alternativa viable para inyectar certidumbre y, a partir de allí, confianza a la economía argentina".

Amplió que "en las actuales condiciones, es una imperiosa necesidad social".

En una solicitada publicada hoy en el matutino Ambito Financiero, que lleva sólo su firma, el ex jefe del Estado estimó que el país "atraviesa una fenomenal crisis de confianza interna y externa".

Por ello, dijo que "es imprescindible reconstruir rápidamente la confianza colectiva en el presente y el futuro de la Argentina", ya que de lo contrario -señaló- "es ilusorio pensar en el crecimiento económico, la reducción del desempleo y el mejoramiento del nivel de vida de nuestro pueblo".

El artículo, titulado "Resolver la crisis", consigna que "frente a la actual emergencia económica, la prioridad absoluta es que los bancos vuelvan a funcionar normalmente y que los depósitos incautados puedan ser devueltos sin inconvenientes a sus legítimos dueños".

"No son tiempos de palabras, sino de hechos. El país tiene que salir ya mismo del corralito financiero que paraliza al aparato productivo", indicó.

Tras subrayar que "todo esto perfectamente posible", manifestó que "el camino para lograrlo es una reformulación integral e inmediata de la totalidad del sistema financiero argentino, que le permita recuperar la solvencia perdida".

Asimismo, propuso "impulsar una urgente reforma institucional, que posibilite garantizar la solidez de los bancos internacionales instalados en la Argentina utilizando para ello la enorme fortaleza de sus casas matrices".

"Simultáneamente, es necesario tomar medidas para obligar a una profunda reconversión de la actividad de los demás bancos, públicos y privados. Con una aclaración: el objetivo no puede ser salvar de la quiebra a ningún banco o grupo de bancos o de empresas", prosiguió.

Agregó que "la decisión política, siempre y en todos los casos, tiene que orientarse hacia la defensa de los derechos de los ahorristas y el fortalecimiento del sistema financiero nacional".

En ese contexto, aseveró que "la Argentina tiene que avanzar hacia la negociación de un acuerdo estratégico con Estados Unidos, que entre otras cosas permita destrabar la indispensable asistencia financiera internacional. El presidente George W. Bush acaba de abrir las puertas para ese entendimiento".

Enfatizó que "esa negociación con la administración republicana de Washington demanda la implementación de un programa económico sustentable, que sólo puede basarse en la recuperación de la estabilidad monetaria. Sin estabilidad monetaria, no habrá crecimiento económico ni paz social", advirtió.

Por último, sostuvo que "el peronismo es una fuerza política revolucionaria. No nació para eludir responsabilidades ni para llorar sobre los problemas que otros crearon. Nació y vive para afrontar los problemas y resolverlos".

"Llegó la hora de rectificar el rumbo y de volver a poner en marcha a nuestra querida Argentina", concluyó.

Fuente: DyN

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?