Menem gozará de mayor comodidad

(0)
22 de agosto de 2001  

Por fin, Carlos Menem tuvo una buena noticia ayer cuando la Sala II de la Cámara Federal mejoró sensiblemente las condiciones de su detención en la quinta de Don Torcuato, de su amigo Armando Gostanián.

El ex presidente cumple arresto domiciliario desde el 7 de junio último por su presunta participación en el contrabando de armas a Croacia y a Ecuador.

El 4 de julio último, el mismo día que lo procesó y dictó su prisión preventiva por los delitos de asociación ilícita en calidad de jefe y falsedad ideológica, el juez federal Jorge Urso impuso a Menem restricciones de horario y número de visitas y convivientes.

Excepto familiares, abogados y médicos, las visitas debían ser siempre de dos en dos y de 8 a 20, y los habitantes de la quinta no podían superar las cuatro personas, incluidos él y su esposa Cecilia Bolocco.

Ayer, los camaristas Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Luraschi declararon la nulidad de la resolución de Urso por "ausencia de respaldo legal y, en consecuencia, de fundamentación", y concluyeron que el juez aplicó erróneamente a Menem la normativa que rige para los internos del sistema carcelario, que "no resulta aplicable al régimen de arresto domiciliario".

Urso, agregaron, no alegó "qué circunstancias fácticas lo condujeron a cambiar las condiciones de detención preexistentes".

Según su codefensor Oscar Salvi, Menem "recibió el fallo con naturalidad, porque confiaba en que en algún momento el proceso se debía ajustar al Derecho".

En la resolución de seis carillas los camaristas advirtieron que Urso podrá fijar ciertas medidas para garantizar la integridad física de Menem. Urso ya solicitó a la Policía Federal un informe sobre las condiciones de seguridad de Menem.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.