Menem quiere aprender de Asia