Menem quiere cobrar una pensión que derogó

Solicitó un beneficio económico que él mismo anuló en 1994.
Solicitó un beneficio económico que él mismo anuló en 1994.
(0)
23 de marzo de 2000  

Carlos Menem quiere cobrar un beneficio que él mismo derogó.

El jefe del peronismo nacional presentó, hace tres semanas, una solicitud de pensión vitalicia por haber sido presidente de la Nación. El reclamo se realizó ante la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

Menem pide una asignación de alrededor de $ 9500 mensuales, lo mismo que actualmente cobran otros ex presidentes, como Raúl Alfonsín, Reynaldo Benito Bignone y Roberto Marcelo Levingston. María Estela Martínez de Perón recibe, en cambio, una cifra inferior. Lo paradójico es que, en 1994, el dirigente riojano derogó, con un decreto que él mismo calificó de "hito", el beneficio que ahora solicita.

La derogación de las pensiones fue parte del cambio previsional impulsado por el anterior gobierno que incluyó, entre otras cosas, la creación de las AFJP.

El pedido por el cual Menem da marcha atrás a su resolución de 1994 consta de una escueta presentación realizada por una de sus secretarias ante la Anses a comienzos del corriente mes. Así lo informó ayer el titular de esa dependencia, Melchor Posse.

El dirigente radical consideró que la solicitud del ex presidente plantea una situación "difícil" de resolver y que lo consultó con el jefe de Gabinete, Rodolfo Terragno.

"Aunque le corresponde legalmente, no podemos pagarlo si no se declara inconstitucional el decreto firmado por él mismo", dijo Posse sobre la pensión solicitada por Menem.

En rigor, el decreto que deroga el beneficio previsional, el 78/94, ya ha sido declarado inconstitucional en mayo del año último por un fallo de la Corte Suprema de Justicia. Esa resolución hacía referencia a las pensiones de los ex jueces, comprendidos por la misma ley, pero sienta un precedente que beneficiaría a Menem. El vocero del ex mandatario reconoció el pedido pero se negó a revelar más detalles.

Muchas posibilidades

"La solicitud tiene muchas posibilidades de prosperar", reconoció anoche una fuente de la Anses.

Según el funcionario, el pedido del ex presidente podría ser rechazado en una primera instancia, pero entonces quedaría el planteo judicial y, de acuerdo con los antecedentes, allí recibiría un dictamen favorable.

Si eso ocurriese, Menem terminaría beneficiándose por un fallo judicial que deja sin efecto una norma sancionada por él mismo. El decreto que ahora el ex presidente quiere dejar sin efecto lleva su propia firma y la de dos de sus ex ministros: Domingo Cavallo (Economía) y Armando Caro Figueroa (Trabajo).

Ya hay un antecedente de un ex presidente que realizó un planteo judicial para reclamar por la pensión en cuestión: Leopoldo Fortunato Galtieri. El ex militar inició un jucio porque el Gobierno le negó el beneficio con el argumento de que él no fue presidente sino jefe de una junta militar. Lo mismo ocurrió con Jorge Rafael Videla y con Roberto Eduardo Viola.

Los tres ex militares y presidentes de facto fueron juzgados, condenados y dados de baja cuando se reinstauró la democracia en la Argentina. Al no pertenecer más al Ejército, tampoco cobran la pensión militar que les correspondería en el caso de que fuesen generales retirados.

Las pensiones para ex presidentes, vicepresidentes y ministros de la Corte Suprema se cubren con fondos del presupuesto nacional y dependen del Ministerio de Desarrollo Social. Allí, y no en la Anses, es donde Menem debería haber pedido el beneficio.

El régimen especial para ex mandatarios existe desde 1938, y la primera ley disponía un monto fijo que tuvo que ser actualizado en varias oportunidades por la depreciación de la moneda nacional.

En 1971, los legisladores llegaron a la conclusión de que lo más práctico era convertir el monto de la pensión en variable. Desde entonces, la asignación mensual para un ex primer mandatario es equivalente al sueldo del presidente de la Corte Suprema de Justicia.

En el caso de que el titular fallezca, el derecho es adquirido por su viuda o, en algunos casos, por sus hijos. La viuda de Raúl Lastiri, presidente durante tres meses en 1973, cobraba, a fines de 1998, 5000 pesos mensuales. Para esa misma época, María Delia Castillo, hija del ex presidente Ramón Castillo, recibía $ 7300 por mes.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.