Hacia la sucesión presidencial. Menem se rearma para negociar