Menem volvió a ratificar que participará del ballottage

Ayer circuló insistentemente la versión de que iba a renunciar
(0)
12 de mayo de 2003  

"Es una mentira total. Es una operación del Gobierno." Con esas palabras desmintió anoche Eduardo Menem que su hermano Carlos analice no participar de la segunda vuelta electoral, el domingo próximo, en la que deberá enfrentar a Néstor Kirchner.

La versión de la renuncia -las encuestas lo muestran con una desventaja de hasta 40 puntos- había circulado con insistencia al conocerse que el candidato estaba reunido con sus principales asesores y operadores en un hotel del centro de la ciudad. Pero al cabo del encuentro también el vocero de Menem, Jorge Azcárate, desmintió los rumores. "No sé de dónde sale eso", afirmó Azcárate en el hall del hotel.

Según había trascendido, un sector encabezado por el senador Menem intentó convencer al ex presidente de que tomara la decisión de no participar del ballottage.

El debate enfrentó al senador -apoyado por su hijo, Adrián, y por los gobernadores Angel Maza (La Rioja) y Rubén Marín (La Pampa)- con dos hombres fundamentales del entorno del candidato, Eduardo Bauzá y Alberto Kohan, que rechazan la iniciativa, dijeron fuentes del menemismo. Agregaron que fue Menem el que cerró la discusión al ratificar su voluntad de seguir adelante.

A partir de esa decisión se elaboró un cronograma de actividades para los últimos días de campaña. Así, Menem encabezará hoy un acto en La Matanza y tiene previsto visitar en los próximos días otras localidades del conurbano y la ciudad de Rosario.

Menem insiste en que no renunciará

"Yo me debo a la gente y debo seguir adelante", dijo anoche a sus principales colaboradores, tras un día cargado de versiones

Carlos Menem se vio obligado anoche a ratificar que participará del ballottage, ante una nueva ola de rumores que señalaban como inminente su renuncia a la postulación para el próximo domingo.

De hecho, este tema surgió durante una reunión de casi dos horas que se realizó en el Hotel Presidente, de esta capital.

Al finalizar ese encuentro, Jorge Azcárate, vocero del candidato del Frente por la Lealtad, salió al cruce de las versiones sobre una eventual renuncia de Menem. "No sé de dónde sale eso", afirmó el portavoz.

El encuentro tuvo por objeto analizar la fuerza del menemismo, distrito por distrito, de cara a la segunda vuelta del próximo domingo.

Cuando promediaba la reunión, según revelaron a LA NACION fuentes que participaron del encuentro, fue el propio Menem el que sacó el tema para afirmar que no estaba dispuesto a dar un paso al costado.

Lo hizo luego de escuchar el balance que su compañero de fórmula y jefe de campaña, Juan Carlos Romero, realizó sobre las perspectivas para enfrentar a Kirchner.

"Más allá de los resultados que muestran los distritos, yo me debo a la gente y sigo para adelante", afirmó Menem y cerró así cualquier posibilidad de que se instalara en la reunión el debate sobre su candidatura.

También Eduardo Menem desmintió anoche que el encuentro de ayer hubiera tenido por objeto analizar la posibilidad de que su hermano se bajase del ballottage. "Hoy hablaban de una reunión secreta y nada que ver, siempre nos encontramos para analizar la realidad de los distritos", explicó en el programa "Hora clave".

El senador Menem fue más allá y negó que él sea uno de los principales impulsores de la renuncia de su hermano, versión que adjudicó a una "operación del Gobierno".

"Cómo serán de mentirosos que dijeron que yo había hecho esta sugerencia (la dimisión a participar en la segunda vuelta). Es una mentira total", sentenció el senador.

No obstante, Menem aclaró que la decisión final sobre si el Frente por la Lealtad competirá en los comicios del domingo próximo "es responsabilidad exclusiva" de su hermano.

Según las versiones que circularon en los últimos días, Eduardo Menem y su hijo, el diputado nacional Adrián Menem, eran dos de los principales referentes menemistas que insistían en la necesidad de que el ex presidente retirara su candidatura.

La misma postura sostendrían el sindicalista Luis Barrionuevo; los gobernadores de La Rioja, Angel Maza, y de La Pampa, Rubén Marín, y el ex secretario de Planeamiento Estratégico Jorge Castro, designado canciller de un eventual gobierno menemista.

"La influencia del gobierno de Duhalde (Eduardo) en favor de su candidato es desembozada; no podemos prestarnos a esta fantochada", es uno de los argumentos recurrentes que se escuchan en ese sector.

Otro de los argumentos esgrimidos por quienes quieren dejar sin ballottage a Néstor Kirchner y al presidente Duhalde es el "manejo indiscriminado" de las encuestas que le imputan al Gobierno, teoría que sostiene el propio senador Menem en público.

"Herramienta electoral"

"Se está usando la encuesta ya no como un instrumento de medición, sino con una herramienta electoral", se quejó Eduardo Menem anoche en diálogo con Mariano Grondona.

También hay quejas por las reuniones que el gobernador santacruceño mantuvo la semana pasada con los presidentes de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y de Chile, Ricardo Lagos, ya que fueron gestionadas por el vicecanciller Martín Redrado a instancias del propio Duhalde.

El rosario de críticas que esgrimen quienes le piden a Menem que renuncie se completa con el convencimiento de que "no están dadas las garantías para una elección limpia".

Pero uno de los principales defensores de competir en el ballottage es el propio ex presidente. Más aún, en declaraciones a Crónica TV, Menem se permitió replicar, con ironía, las declaraciones del presidente Duhalde cuando anticipó que Menem se bajaría el sábado próximo de su candidatura.

"A lo mejor se bajan ellos", afirmó el candidato del Frente por la Lealtad.

Por otra parte, LA NACION habló ayer con Luis Giacosa, apoderado legal del Frente por la Lealtad, que negó rotundamente que el ex presidente tenga pensado renunciar a su candidatura. "Absolutamente no existe ninguna posibilidad. La decisión del presidente (sic) es dar la batalla", afirmó.

En ese sentido, recordó que "la semana pasada se hizo una presentación prematura pero inequívoca ratificando la decisión de participar".

Menem sostiene su decisión de enfrentar a Kirchner basado en los consejos "moderados" de dos de sus hombres de mayor confianza: Eduardo Bauzá y Alberto Kohan.

Al respecto, Bauzá sostiene que renunciar a competir el próximo domingo sería de peores consecuencias políticas que la derrota electoral. "Es riesgoso en términos institucionales, sobre todo porque provocará un indudable debilitamiento del sistema democrático", opina el ex ministro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.