Menem y Ruckauf dejan la pelea por una tregua

Acordaron que, por ahora, no profundizarán sus diferencias
(0)
29 de octubre de 2000  

Todavía no hablaron cara a cara, pero los hombres de confianza de ambos se encargaron de definir los términos de la tregua. Y ellos aceptaron. Carlos Ruckauf y Carlos Menem acordaron dejar de lado la pelea interna para que el peronismo se unifique frente a la crisis por la que atravesó el Gobierno.

Por eso el ex presidente y el gobernador bonaerense compartirán, el miércoles próximo, un acto en La Rioja, en el que también estarán los otros trece gobernadores peronistas y los jefes de los bloques parlamentarios, Humberto Roggero (Diputados) y José Luis Gioja (Senado).

Será la primera reunión de los dirigentes del PJ que representan a todos los sectores de poder que hoy tiene la oposición. Y además será el primer contacto entre el ex presidente y el gobernador, luego de que Ruckauf le pidió que se jubilara de la política y dejara la jefatura del partido.

Detrás de la organización en La Rioja, la tierra natal de Menem, una reunión más de los gobernadores peronistas, existe una historia que revela las intenciones políticas del ex presidente y del gobernador, que La Nación pudo reconstruir con cuatro fuentes (dos legisladores allegados a Menem, la persona de mayor confianza de Ruckauf y un legislador amigo del jefe del PJ bonaerense, Eduardo Duhalde).

La tregua Menem-Ruckauf significa bajar el tono de una pelea pública que inició el bonaerense cuando desafió a su ex compañero de fórmula a competir por la conducción del partido.

La relación del ex presidente y el gobernador comenzó a deteriorarse cuando estaban en el poder. Ruckauf, entonces vicepresidente, fue uno de los principales detractores de la segunda e inconstitucional reelección de Menem. Esto llevó al máximo una tensión que ya existía entre ellos y que se profundizó aún más cuando Ruckauf apoyó a Duhalde como candidato a presidente. Esa alianza le valió la candidatura a gobernador.

Ruckauf dedujo con sus colaboradores, después de su triunfo electoral, que un factor que había sido clave en la derrota duhaldista fue no haber dado la pelea contra Menem para después enfrentar a Fernando de la Rúa.

Pero una vez que el gobernador pidió la jubilación política del ex presidente, en la propia sede del PJ, evaluó que no era conveniente quedarse atrapado en la pelea con Menem, como le había pasado a Duhalde.

"Ruckauf está dispuesto a negociar con Menem porque no siente el resentimiento que tiene Duhalde con el ex presidente", dijo el senador Carlos Corach en una reunión privada en la que se analizó el enfriamiento de la pelea Menem-Ruckauf, según pudo saber La Nación de fuentes que participaron de ese encuentro.

Negociación

Corach y el senador Eduardo Bauzá fueron los encargados de conversar con el gobernador bonaerense. Como siempre, los dos operadores políticos preferidos e históricos del menemismo jugaron a componer la relación. Bauzá habló más de cuatro veces en las últimas semanas con Ruckauf sobre la necesidad de sellar una tregua con el jefe del partido. Corach hizo lo suyo, como siempre, en secreto.

"No tengo problema", respondió el gobernador cuando le llegó el mensaje conciliador. Ningún sector quiere admitir quién dio el primer paso.

Lo cierto es que la tregua significa no profundizar las diferencias entre el jefe del partido y el gobernador de la provincia con más peso electoral del país. El acuerdo tiene un plazo fijado: el año próximo, cuando se diriman las candidaturas legislativas y se defina si el PJ renovará las autoridades, cuyos mandatos vencen en 2003.

En el círculo íntimo de Ruckauf algunos afirman que su jefe no disputará la conducción del partido. Desde el menemismo, uno de los hombres que más conocen a Menem dijo que su jefe se enfrentará con Ruckauf cuando los dos peleen por lo mismo: la candidatura presidencial del PJ.

Como para esa disputa faltan tres años, el gobernador buscará antes construir su imagen nacional y una estructura de poder. "A Menem lo conozco bien y seguro alguna chicana se va a mandar en La Rioja. Pero ahora no quiero estar enfrentado", dijo Ruckauf a sus íntimos.

Lo que más le preocupa es su relación con Duhalde, porque sabe que él no cederá en su vieja pelea personal con Menem. El ex presidente tampoco, porque dice que en política de todo se vuelve, menos del agravio personal. Esa disputa no tiene retorno. Con Ruckauf ya es posible.

Yoma criticó al Gobierno

(Télam).- El senador riojano Jorge Yoma señaló que la ley de presupuesto 2001 no saldrá de la Cámara alta tal como la envió el Poder Ejecutivo y rechazó las criticas de desestabilización que la Alianza imputó al justicialismo cuando afirmó que "los golpistas están en Casa de Gobierno".

Yoma dijo que el presupuesto 2001 "no va salir y la responsabilidad exclusiva va a ser de la ceguera y la impotencia del gobierno nacional para resolver los problemas de la gente".

El riojano dijo que la iniciativa oficial es "es otra agresión a las provincias" y consideró que "lo que prima en el Gobierno es un absoluto desconocimiento de la situación en el interior y de las economías regionales".

Acusó a los funcionarios de "no visitar las provincias, de no tomar contacto con la realidad de las regiones".

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.