Suscriptor digital

Mercosur: Ruckauf pide una red de seguridad

Propone un ajuste automático que eleve el arancel interno en la misma medida en que un país reduzca el valor de su moneda; Solá, en favor de un reembolso
(0)
19 de marzo de 2000  

El gobernador de Buenos Aires, Carlos Ruckauf, mantuvo ayer en alto su duro discurso contra el Brasil y reclamó que los cuatro países del Mercosur suscriban de inmediato una "cláusula gatillo", para compensar y proteger la industria nacional de las exportaciones brasileñas que podrían producirse ante una nueva devaluación del real.

El gobernador manifestó a La Nación que su principal preocupación es la crisis producida en la Argentina como resultado de la devaluación efectuada por Brasil en 1999.

El vicecanciller, Horacio Chighizola, criticó ayer a Ruckauf por pretender una devaluación encubierta del peso y le pidió que "deje al Gobierno negociar en calma con Brasil".

Ruckauf sostuvo, sin embargo, que "la Argentina tiene que seguir con la convertibilidad" y explicó que su propuesta apunta a "que se firme ahora una cláusula gatillo entre los miembros del Mercosur para establecer que, si cualquier país del bloque devalúa su moneda, los otros pueden aplicar en forma automática derechos compensatorios intraMercosur, equivalentes al monto de la devaluación".

Por su parte, el vicegobernador bonaerense, Felipe Solá, respaldó la propuesta de Ruckauf y agregó que debería utilizarse un reembolso cambiario para las exportaciones al Brasil.

Ruckauf pide un reaseguro cambiario

El gobernador bonaerense reclamó protección contra eventuales devaluaciones; dura crítica del vicecanciller Chighizola

El gobernador bonaerense, Carlos Ruckauf, se trabó en una disputa con el Gobierno, al pedir una "cláusula gatillo" dentro del Mercosur para proteger a la industria nacional de las exportaciones del Brasil, ante una posible devaluación del real.

La claúsula consistiría en una compensacion arancelaria, dijo el gobernador justicialista, que aclaró que no promueve una devaluación y que la Argentina debe mantener la ley de convertibilidad.

"Propongo que se firme ahora una cláusula gatillo entre los cuatro países del Mercosur", dijo Ruckauf. Esa cláusula, añadió, "establecería que si cualquier país devalúa su moneda, los otros países pueden poner en forma automática derechos compensatorios intraMercosur, equivalentes al monto de la devaluación, y que eliminen el efecto de ella".

Explicó que esa claúsula debería sumarse al Tratado de Asunción y que se aplicaría a través de reintegros, subsidios y aumento de aranceles de importación. Estos se fijarían de manera equivalente al monto de la devaluación registrada.

Incluso, Ruckauf pidió que se firme un "acuerdo de Maastrich del Mercosur" para equilibrar metas de deficit fiscal y deuda externa, entre otras cosas. El Tratado de Maastrich permitió a la Unión Europea etablecer reglas para alcanzar una moneda común, el Euro.

El gobernador también defendió la creación de un dólar especial para las exportaciones al Brasil, que se aplicaría a través de reintegros o subsidios que beneficien a la actividad exportadora. El vicegobernador de Buenos Aires, Felipe Solá, apoyó a Ruckauf. Además, consideró que existe un "exceso de sensibilidad" en los funcionarios que cuestionaron la idea del gobernador.

Solá aclaró que el mandatario provincial se refirió a "un dólar con reembolso y no a una devaluación".

Y explicó: "Esto sería para los productos argentinos que perdieron inserción en el mercado brasileño por la devaluación de ese país".

En una clara actitud de respaldo, el vicegobernador respondió los dichos del canciller Adalberto Rodríguez Giavarini (quien consideró que el de Ruckauf era un planteo "destructivo") con una lacónica pregunta: "¿Destructivo es defender la industria argentina?"

Las declaraciones radiales del vicecanciller argentino, Horacio Chighizola, que había dicho que "no hay nada peor que recibir cuestionamientos cuando uno está negociando en otro país", también tuvieron una respuesta de parte de Solá: "Hay cosas que son peores", dijo.

Respuesta oficial

Chighizola había acusado a Ruckauf de pretender que se aplique una devaluación del peso, y le pidió que "deje al Gobierno negociar en calma con Brasil".

Según Chighizola, las expresiones de Ruckauf no ayudan "para nada" en el momento de una negociación.

"La mayor preocupación que tengo en este momento, toda mi energía, está dedicada a la negociación bilateral con Brasil. No estoy para evaluar posiciones individuales, que respeto por ser gobernadores elegidos por sus pueblos, pero no comparto un montón de manifestaciones de ellos."

De esta forma, el funcionario rechazó de plano la idea de Ruckauf de poner un valor del dólar especial para las relaciones comerciales con Brasil, al afirmar que, en realidad, "lo que pidió el doctor Ruckauf es una devaluación". Y agregó: "Eso está fuera de toda posibilidad".

En ese sentido, explicó que poner un dólar diferencial para el Mercosur "es poner el carro delante del caballo. Traducida, es una modificación del tipo de cambio nominal, y para entender esto no hace falta tener un título universitario", opinó.

El funcionario, que estuvo reunido hasta ayer con el secretario general del Palacio Itamaraty (cancillería brasileña), Luis Felipe Seixas Correa, para analizar la adopción de una política macroeconómica para evitar una batalla de subsidios, expresó la preocupación de ambos países "por una eventual guerra fiscal" entre provincias argentinas y Estados brasileños.

El presidente Fernando de la Rúa también se refirió al tema. Durante un recorrido por las zonas inundadas de Córdoba (sobre lo que se informa por separado), el primer mandatario enfatizó que el Mercosur "no está ni va a estar en riesgo" y sostuvo que el problema se limita a "algunos Estados de Brasil que otorgan subsidios y que quieren llevar industrias de la Argentina".

"Es un tema que estamos analizando con el gobierno brasileño porque no es el espíritu del Mercosur andar sacándose industrias de un lado para el otro, y menos por medio de subsidios. Y en eso tenemos coincidencias con el presidente Cardoso (Fernando Henrique)."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?