Felisa Miceli, condenada a cuatro años de prisión

La ex ministra se convirtió en la primera funcionaria kirchnerista con una sentencia por corrupción
Hernán Cappiello
(0)
28 de diciembre de 2012  

Apenas si inclinó la cabeza hacia un lado y mantuvo las manos aferradas sobre la falda. Así, la ex ministra de Economía Felisa Miceli escuchó cómo la Justicia la condenó a cuatro años de prisión por los 100.000 pesos encontrados hace cinco años dentro de una bolsa en el baño de su despacho, y la convirtió en la primera funcionaria kirchnerista con sentencia por corrupción.

Miceli no irá presa hasta que el fallo quede firme, cuando lo revise la Cámara de Casación.

"Evidentemente no tuve estructura de poder propia y muchos otros ministros sí la han tenido, y lo estoy pagando", declaró Miceli apenas se conoció la condena, en lo que pareció una crítica directa al kirchnerismo.

Actualmente hay muchos funcionarios y ex funcionarios que enfrentan causas por corrupción, para quienes lo ocurrido con Miceli es una señal de alarma. La sentencia se produce, además, en momentos de crecientes tensiones entre los jueces y el Poder Ejecutivo, aunque en el Gobierno ayer se despegaron de la suerte de la ex ministra.

Parecía que Miceli se iba a despegar del Gobierno cuando –sin nombrar a ningún funcionario kirchnerista–comentó que no vive "en un barrio de lujo o fastuoso". Pero cuando le preguntaron si le "habían soltado la mano", eludió responder. Lo mismo hizo cuando le dijeron si con sus aseveraciones se refería al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. Pero cuatro horas después, cuando habló en Radio 10, renovó su fe kirchnerista: "No siento que me hayan dejado sola, todos los funcionarios actuales merecen todo mi respeto. No siento para nada que me hayan dejado sola, sigo siendo kirchnerista".

Curiosamente, la otra condena por corrupción es también contra una mujer, la ex polifuncionaria menemista María Julia Alsogaray, quien cumplió una sentencia de tres años de cárcel por enriquecimiento ilícito y fue condenada a devolver 500.000 dólares, que se obtuvieron mediante el remate de su petit hotel de Retiro.

Video

La Justicia condenó ayer a Miceli a devolver los 100.000 pesos encontrados el 5 de junio de 2007 en la bolsa de papel que estaba en el placard del baño privado de su despacho. Esa suma deberá ser reintegrada de manera actualizada, dijo el tribunal, y advirtió que si Miceli no tiene el dinero, los jueces deberán mandar a rematar su casa de Núñez, que está embargada. Los jueces no condenaron a Miceli por los 31.670 dólares encontrados junto con los pesos, que bien podían haber sido un préstamos, como dijo la ex ministra.

Miceli, de 60 años, trabaja como contadora en la Fundación Madres de Plaza de Mayo, donde orienta el instituto de investigaciones económicas de la Universidad de la asociación. Ayer, en el discurso de todos los jueves en la Plaza de Mayo, durante su ronda, las Madres no se refrieron a la ex funcionaria. Tampoco se las vio en Tribunales.

Miceli fue condenada por el Tribunal Oral Federal N° 2 integrado por los jueces Jorge Tassara, Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Gorini. Ellos impusieron a Miceli también una inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por ocho años y ordenaron investigar por supuesto falso testimonio a una de sus ex secretarias, María Teresa Barco, quien intentó favorecer a la ex ministra con su declaración. Fueron las mismas penas que pidieron los fiscales Fernando Arrigo y Guillermo Marijuán.

La lectura del fallo contra la ex funcionaria fue acompañada por más de 25 personas, todos allegados, familiares y algunos amigos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. Estaban indignados con la sentencia. Una señora cercana a Miceli no se privó de hablar de "corruptos" y "vendidos", dirigiéndose a los periodistas que estaban ahí.

Miceli, de pantalón blanco y blusa rosada, fue condenada por el delito de "encubrimiento por receptación de cosas o efectos provenientes de un delito, agravado por su condición de funcionaria pública y por haberlo cometido en ocasión de sus funciones, en concurso real con sustracción y ocultamiento de un documento confiado a la custodia de un funcionario público, agravado por haberse cometido con abuso en el ejercicio de un cargo público".

Esto significa que para los jueces los 100.000 pesos que fueron encontrados por la policía en el despacho de Miceli cuando revisaban en busca de explosivos provenían de un delito. Esos fajos de billetes, envueltos en un grueso nylon, termosellados y con la inscripción lote 38.057 Bco. 30, habían salido del Banco Central y fueron trasladados a la Cooperativa de Crédito Cuenca de San Martín, investigada por cambiar cheques a personas supuestamente inexistentes.

Cuando la policía encontró el "ladrillo" de billetes labró un acta y la archivó en la Brigada de Explosivos. Cuando llegó Miceli a su despacho y le dijeron que habían encontrado la plata, la contó y ordenó que le trajeran el acta. Un policía la entregó, pero antes le sacó una copia con su fax y la firmó para certificarla. Fue el único documento que sobrevivió como prueba, dado que el acta original desapareció.

Por ese delito Miceli también fue condenada ayer.

Del editor: qué significa

Miceli está fuera del círculo kirchnerista desde hace tiempo. Pero el fallo es una señal para los funcionarios con causas pendientes: los jueces se animan.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.