Mientras sonaban las cacerolas, Cristina elogió la gestión kirchnerista