Monseñor Karlic exhortó a los argentinos a proteger la democracia

El presidente del Episcopado instó a los ciudadanos a renunciar "a lo que es injusto y quiebra la relación fraterna en la sociedad, a lo que endurece el egoísmo y rompe el tejido de la comunidad"
(0)
20 de diciembre de 2001  • 23:29

El presidente del Episcopado, monseñor Estanislao Karlic (Paraná), exhortó esta noche al pueblo argentino a "proteger las estructuras de una auténtica democracia", y a renunciar "a lo que es injusto y quiebra la relación fraterna en la sociedad, a lo que endurece el egoísmo y rompe el tejido de la comunidad".

También instó a los dirigentes políticos y sociales a asumir su responsabilidad con "la grandeza de espíritu", y a la "renuncia heroica" que caracteriza a los grandes conductores de los pueblos en "las encrucijadas de la historia".

En un mensaje titulado "Sembrar de justicia y paz los campos de la patria", el prelado paranaense manifestó la "enorme preocupación" de la Iglesia ante los dolorosos acontecimientos que "en alguna forma culminan en la renuncia del presidente de la República".

Tras indicar que la Iglesia acompaña al pueblo en "esta crisis tremenda", el titular del cuerpo colegiado insistió en reclamarle a los dirigentes políticos y sociales que "asuman su responsabilidad con la grandeza de espíritu exigida por su vocación y por la gravedad del momento actual, con la sabiduría, la fortaleza y la renuncia heroica de los grandes conductores de los pueblos en las encrucijadas de la historia".

Pidió luego que "todos los argentinos soportemos el peso y tengamos el honor de construir la paz, que es la plenitud de la vida social, fruto de la verdadera amistad social" y repitió que el Episcopado está dispuesto a "servir a los valores morales y a un sincero diálogo entre los argentinos, en el marco de la plena vigencia de las instituciones democráticas".

Además de asegurar que "hay que salvar a la nación", expresó que la Iglesia quiere "acercarse a todos con el corazón de amigo, hermano y padre, para suscitar la serena alegría de quien se sabe amado por alquien que cree en su dignidad y comparte su dolor y desconcierto".

"Hoy somos nosotros los responsables de proteger las estructuras de una auténtica democracia, y mucho más, de afirmar los grandes valores de la persona, la familia, y la sociedad, de vivir las virtudes morales de la justicia y solidaridad", subrayó el Arzobispo.

Recordó luego que "la nación, que se constituye principalmente por sus valores y actitudes, debe edificarse especialmente en momentos de crisis", y pidió rezarle a Dios "dador de todo bien" para que "con humildad y espíritu de conversión, renunciemos a lo que es injusto y quiebra la relación fraterna en la sociedad, a lo que endurece el egoísmo y rompe el tejido de la comunidad".

"Sólo con un corazón puro delante de Dios, tendremos manos limpias para trabajar y abrazar a los hermanos. Sólo con un corazón limpio seremos capaces de partir el pan en la mesa de los pobres y sembrar de justicia y paz los campos de la patria", precisó.

Monseñor Karlic sostuvo que "debemos construir sobre roca firme y no sobre arena" e insistió en la necesidad de orar para que Dios "nos enseñe a tener la iniciativa de un amor y servicio solidario que funde la esperanza de aquellos con quienes compartimos la responsabilidad de hacer nuestra nación. Somos responsables de nuestras opciones ante Dios y la historia".

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.