Moreno influyó en el nombramiento

El secretario de Comercio organizó un viaje a EE.UU. y no le avisó al embajador
Silvia Pisani
(0)
18 de diciembre de 2012  

WASHINGTON.– El final de la gestión de Jorge Argüello como embajador en los Estados Unidos entró en una espiral sin retorno hace 15 días, cuando una conversación telefónica con el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, terminó a los insultos y en fuerte tono.

Fue Argüello el que discó el número del secretario todoterreno, irritado por el hecho de que Moreno diera órdenes desde Buenos Aires a los funcionarios de la embajada argentina y montara planes y agendas pasando por arriba suyo.

Según supo LA NACION, la conversación no terminó bien. "Está habiendo mucho ruido con Buenos Aires", le habrían escuchado decir luego al embajador argentino.

La decisión de la Cancillería no lo tomó por sorpresa: se olfateaba el mal final desde hace, por lo menos, cuatro semanas. Pero ayer Argüello seguía trabajando normalmente y nutriendo su cuenta personal de Twitter con datos sobre la actualidad en Estados Unidos.

La noticia del relevo le llegó a media mañana. Sonó el teléfono de la sede diplomática y del otro lado anunciaron que estaba en línea el canciller Héctor Timerman. Para entonces, Argüello no estaba en la sede diplomática, ya que había partido a una consulta médica.

"Es urgente, pásenle la llamada igual", se insistió del otro lado de la línea. La comunicación se estableció en esas condiciones y es posible que Argüello haya escuchado el anuncio de su salida de Estados Unidos y su nuevo destino en Portugal mientras aguardaba en una sala de espera médica.

Los días previos al desenlace fueron ingratos. Otra vez sin consultarlo ni darle cuenta, Moreno pasó de nuevo por esta ciudad. Esta vez, acompañado por quien iba a ser la sucesora del embajador saliente, Cecilia Nahón.

El secretario, al que se considera confidente de la presidenta Cristina Kirchner, y el embajador, no cruzaron una palabra. Con Nahón tampoco hubo contacto, aunque la futura representante sí anotició de su llegada a funcionarios de la embajada y utilizó los autos oficiales.

La agenda de Moreno y de Nahón quedó en el misterio para la embajada: nadie en Buenos Aires consideró necesario que su representante estuviera al tanto de nada.

Argüello no fue nunca un hombre de confianza de Timerman, quien en algún momento vio con recelo la buena llegada que llegó a disfrutar con la Presidenta. Perdió parte de esa aureola a fines de septiembre pasado, cuando Cristina Kirchner quedó públicamente descolocada ante alumnos de la Universidad de Harvard. Desde entonces, su relación con ella no fue la misma. Ayer, llegó a un punto de inflexión.

Argüello llegó a cumplir un año de gestión en la embajada en la que le tocó una etapa conflictiva con los Estados Unidos. Durante su gestión vivió la expulsión de la Argentina de beneficios comerciales norteamericanos, las crecientes amenazas de sanción por parte del FMI y, sobre todo, los fallos adversos del juez Thomas Griessa en los reclamos de los tenedores de bonos de deuda en default.

NUEVAS DESIGNACIONES

Además de designar a Cecilia Nahón embajadora en Estados Unidos, la Presidenta designó a Jorge Argüello en Portugal. Por otra parte, se informó la designación del embajador Antonio Trombetta al frente de la embajada argentina en Suiza. También se solicitó el plácet a Turquía para el embajador Juan Carlos Arcuri y el embajador Horacio Salvador fue elegido representante ante Holanda. Ernesto Martínez Gondra fue propuesto como representante en Argelina Democrática y en Angola se enviará a Julio Lascano y Vedia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.