Moyano admitió que en el país "hay más desocupación"

El líder de la CGT habló con 30 periodistas durante una hora y media
Juan pablo Morales
(0)
29 de mayo de 2009  

El celular de Hugo Moyano sonó en medio de la conferencia. El líder de la CGT sonrió mientras averiguaba quién era. "Espero que no sea mi mujer. Las dos únicas personas a las que atiendo son mi mujer y Néstor", se rió. Después, apagó el teléfono y retomó la charla. No hizo falta aclarar quién era "Néstor".

Moyano tuvo ayer un inusual encuentro con periodistas. En una conferencia de prensa organizada por la Fundación Konrad Adenauer, el líder camionero aceptó responder preguntas durante una hora y media en la Universidad Católica. Una curiosa reunión donde se preocupó por defender las bondades del kirchnerismo, pero donde también hizo advertencias: aseguró que hay una "preocupación generalizada" por los despidos, dijo que después del 28 de junio habrá "nuevos reclamos" y hasta descalificó las mediciones de empleo del Indec. En el camino, insistió en que está en contra de las estatizaciones, aseguró que "hay millones de peronistas" que pueden suceder a Kirchner y se animó incluso a hablar de qué hará si, algún día, llega al poder.

"La desocupación creció. Nadie lo puede negar", respondió Moyano cuando le preguntaron por el empleo. El jefe cegetista elogió el programa oficial que les paga 600 pesos a los trabajadores a cambio de que no haya despidos -el Repro-, pero insistió en la "preocupación sindical", sobre todo por "las suspensiones de los trabajadores eventuales". Y adelantó que la CGT se reunirá el martes para tratar el tema.

Cristina Kirchner, más tarde, de paso por Mendoza, diría lo contrario: "Frente a la crisis más grande, no aumentamos la desocupación". Anteayer, el Gobierno había admitido que entre el tercer trimestre de 2008 y el primero de 2009 el empleo había caído 1,8 por ciento.

"El gran problema son los negocios chicos, donde el Repro no llega", aseguró ayer Moyano. "Vemos negocios cerrados. Eso es gente sin trabajo. Por eso pedimos aumentar el subsidio de desempleo en esos casos", exigió. Un minuto después criticó los números del Indec: "Coincidimos con las mediciones de supermercados y con lo que informa cada gremio. Pero no conozco las mediciones de empleo del Indec".

Moyano compensó quejas con elogios e intentó luego defender las políticas oficiales. "Hemos avanzado", dijo. Y añadió: "La crisis nos va a afectar, pero no estamos en el ojo de la tormenta".

Elogios y reclamos

El líder gremial repitió el mecanismo de combinar aprobaciones con reclamos a lo largo de la conferencia. Minimizó sus disputas con la ministra de Salud, Graciela Ocaña ("No tengo ningún conflicto con ella"), pero defendió el rol de las obras sociales; se excusó de hablar de la relación entre el Gobierno y Venezuela, pero repitió que "las estatizaciones no le hacen bien a ningún país", y tuvo una curiosa respuesta cuando le preguntaron por la candidatura de Nacha Guevara ("La opinión la doy entre mis compañeros"), pero justificó las postulaciones testimoniales ("Cada uno decide lo que cree conveniente"). Cuando le hablaron sobre la gobernabilidad, hizo el mismo equilibrio, con otra advertencia: "Si el Gobierno pierde va a ser dificultoso gobernar, pero no imposible. El peronismo nunca huyó del gobierno".

Fue más directo sólo cuando confesó un deseo: que un sindicalista sea presidente. Y habló del sueño en primera persona. "Yo haría una masiva construcción de viviendas, como hizo Perón en el 46. Y subiría las asignaciones familiares." ¿Imagina Moyano los sucesores de Kirchner? "Hay millones. Los peronistas somos tantos que podemos suceder a cualquiera." ¿Quiénes encabezarían la sucesión? "Esperemos. Por ahí se suman algunos", contestó misterioso.

Se enojó cuando le hablaron de la empresa que controla la entrada al puerto, que cobra 17 dólares por camión. "¡No tengo nada que ver con eso!", se indignó, pero admitió que su hija trabaja en una firma relacionada. "¡Pero no significa nada! Son disparates. Lo único que no van a decir es que me vieron con un travesti."

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.