Moyano llevó sus planteos a la Rosada