Moyano planea más movilizaciones

La CGT disidente decidirá marchas en todo el país para la semana próxima
(0)
4 de diciembre de 2001  

Mientras la CGT rebelde que encabeza Hugo Moyano decidió convocar para pasado mañana a un plenario de delegados regionales en la Unión Tranviarios Automotor (UTA) para llamar a movilizaciones en todo el país en contra de las medidas económicas anunciadas por el Gobierno, la CGT oficial de Rodolfo Daer se reunió ayer con el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, para criticarlas, pero aún no había decidido una posible medida de fuerza.

Si bien esta central sigue siendo más permeable a asistir a la concertación convocada por el Poder Ejecutivo, el sindicalista Armando Cavalieri (uno de los que asistió al encuentro con el funcionario) dijo a LA NACION que, "sin duda, el Gobierno se caracteriza por su inoportunidad y se adelantó (con el decreto de restricción de retiro de efectivo de los bancos) a quebrar el llamado al diálogo" que después de una postergación esperaba convocar al Gobierno para esta semana.

Conocidas las medidas oficiales, la CGT Moyano no perdió tiempo y se reunió ayer en el sindicato de camioneros durante más de cuatro horas. Allí se decidió la convocatoria que derivaría en una nueva movilización a la Plaza de Mayo para la semana próxima e igual actitud en las principales ciudades del interior del país.

Advertencia

Consultado por la actitud dialoguista del Grupo Productivo (la Unión Industrial Argentina (UIA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) y sus aliados para la concertación (las dos CGT y la Asociación de Bancos), después de la reunión que todos ellos, menos los sindicalistas de Moyano, mantuvieron ayer con representantes de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que visita la Argentina, el gremialista Julio Piumato fue especialmente ácido: "Convocamos a todos los sectores para que nos apoyen en la movilización. Si el Grupo Productivo no se pliega y quiere desaparecer sometido a este fraude que pergeñó (Domingo) Cavallo -dijo a LA NACION- es su problema".

Adelantó el dirigente que inmediatamente la CGT rebelde tiene previsto reunirse con la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), con la Corriente Clasista Combativa (CCC), con los nuevos legisladores que asumirán dentro de una semana y con los partidos políticos que quieran adherir para sumarlos a la protesta.

Si antes de conocerse las medidas, la asistencia a la concertación oficial de los gremialistas disidentes era seriamente puesta en duda (porque quedaba en pie la posibilidad de que concurrieran aún con un temario propio), ahora nadie piensa en que ello pueda ocurrir. "La concertación es un mamarracho. No tiene autoridad para convocar después de violar la propiedad privada confiscando los sueldos -señaló Piumato- en una decisión que ni el comunismo se atrevió a hacer."

Diferencias

En tanto, mientras desde el Gobierno consideraron "muy positivo" el encuentro que Colombo sostuvo con gremialistas de la CGT oficial en el sindicato de empleados de Comercio y consideraron lógicas las críticas cuando hasta el propio radicalismo lo hizo, Cavalieri relató que el funcionario escuchó las quejas de que "no disminuirá el trabajo en negro" y de que la bancarización debía ser gradual.

Para no mostrarse timoratos, adelantó que le expresaron al funcionario que no diera por segura la asistencia sindical a la concertación y le advirtieron que "la paciencia de la CGT se acaba".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.