Moyano reconoció que existe preocupación por la caída de la actividad