Moyano redobla la presión por Ganancias