El escenario. Moyano, sometido a las presiones