Opinión. Moyano va por más