Moyano y Cristina intercambiaron elogios en una masiva demostración de fuerza sindical en Vélez

La Presidenta felicitó al líder de la CGT por haber "recuperado la raíz sindical" y dijo que el gremialismo local es "el más importante de toda América latina"; el camionero destacó el "coraje" de la jefa del Estado y ratificó su apoyo; además, le pidió a Kirchner que retome la conducción del PJ
(0)
15 de diciembre de 2009  • 14:52

Tal como estaba previsto, el acto por el Día del Camionero se convirtió en una nueva demostración de fuerza de Hugo Moyano y en el escenario perfecto para que el secretario general de la CGT y el matrimonio Kirchner ratificaran su alianza.

Ante miles de sindicalistas reunidos en el estadio de Vélez y con el ex presidente Néstor Kirchner en primera fila, la jefa del Estado le agradeció a Moyano haber "recuperado la raíz sindical de la Argentina" y celebró la existencia de sindicatos fuertes. El camionero destacó el "coraje" de la Presidenta y ratificó el alineamiento de su gremio con la Casa Rosada.

"A su coraje súmele el apoyo de este trabajador y de millones de trabajadores que la van a apoyar permanentemente", exclamó Moyano tras el largo discurso de apertura del acto convocado para inaugurar un nuevo sanatorio del gremio.

"Siga con la misma fuerza que hasta ahora. Con los cambios profundos que está llevando adelante vamos a encontrar el camino definitivo hacia justicia social como Perón y Eva Perón. Y para eso cuente con el apoyo de todos los trabajadores argentinos sin ningún tipo de duda", añadió.

Contra Biolcati. Antes de terminar, criticó, aunque sin nombrarlo, al presidente de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati, que la semana pasada, en el acto del campo en El Rosedal, había abogado por "descabezar la gobernación" de la provincia de Buenos Aires.

"Aunque algún lenguaraz con actitudes de gaucho pendenciero se crea que nos va a correr con la parada (sic), usted sabe señora Presidenta que no es así. Vamos a defender las instituciones democráticas. Frente a estos seres que amagan y amenazan, quédense tranquilos, que a un gobierno peronista no se lo arrea con un pañuelo ni se lo corre con la parada porque es el pueblo en su conjunto", vociferó entre los aplausos y el estruendo de los bombos.

"Orgullosa". Cristina Kirchner también inició su discurso con una alusión indirecta al acto del agro en Palermo. "Si todos los actos políticos, sindicales o de cualquier otra índole que se celebraran fueran para hablar más de media hora de los logros y las cosas hechas para en vez de hablar de los demás cuanto más habría crecido la Argentina", planteó con ironía.

"Estoy orgullosa de estar aquí. De ser parte de ese movimiento político con el que muchos se identifican", dijo luego en una fuerte señal de apoyo al sindicalismo tradicional. "Siento el orgullo de la pertenencia y de identidad", agregó.

"Hoy luego de décadas de procesos que atentaron contra el trabajo decente y contra los procesos de industrialización podemos volver a hacer un acto como este porque el trabajo ha vuelto a la Argentina y ha vuelto a partir de un proyecto político que crea necesidad de un mercado interno potente y fuerte, de trabajo con salarios dignos", agregó.

Fue en este punto que felicitó a Moyano por haber "recuperado la raíz sindical" en la Argentina. Calificó además al gremialismo nacional como "el movimiento sindical más importante de toda América latina".

Además, volvió a aludir a "intereses minoritarios" que, afirmó, buscan "perjudicar" a los trabajadores. "Todos sabemos, y tal vez esta Presidenta lo sepa mejor que nadie, que muchas veces hay intereses minoritarios pero poderosos que intentan frustrar los procesos democráticos de transformación social y crecimiento económico, intereses de que no haya sindicatos que defiendan los derechos de los trabajadores", lanzó.

Motor. La Presidenta cerró su discurso, antes de quedar bajo una tupida lluvia de papeles que cayeron desde las tribunas, con una alusión directa a los presentes. "Siempre estaré junto a los trabajadores. Creo que son el motor de la patria y de la historia", aseguró. Y completó: "Gracias compañero secretario general, gracias a todos ustedes por el apoyo, la solidaridad y la valentía que siempre han evidenciado".

Presentes y atentos. Además de Cristina y Néstor Kirchner, participaron de la concentración en Vélez el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, su vice Alberto Balestrini, y los ministros de Trabajo, Carlos Tomada, y de Planificación, Julio de Vido, entre otros.

El acto se realizó en un contexto de plena discusión sobre el modelo sindical, cuando la Corte Suprema avanza con sus fallos en favor de la libertad gremial y los sindicatos de izquierda presionan por recortar la influencia de la CGT.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.